Cultura

Que viva la tradición popular de las leyendas, conoce la del “árbol del amor”

Por: Dulce García |

En la plazuela de Miguel Auza en la ciudad de Zacatecas, ocurrió una historia de amor que aconteció en el año de 1860, cuando un joven aguador y su crush, protagonizaron la leyenda del árbol del amor. 

El aguador se llamaba Juan, un joven bondadoso pero pobre, quien estaba enamorado de Oralia, una joven acaudalada y muy hermosa. 

Juan, consciente de su precaria condición económica, trabajaba en una mina y después como aguador al lado de su burrito, de quien se apoyaba para recorrer el pueblo, hasta llegar a la plazuela, en donde se detenían para regar un pequeño jardín en donde Oralia había sembrado un pequeño árbol. 

A Oralia le agradaba Juan y se hicieron buenos amigos; aunque el paso a ser “casi algo” corrió peligro, cuando llegó Philippe Rondé, un apuesto francés por el que babeaban todas las muchachas zacatecanas.

Philippe Rondé puso los ojos y sus intenciones de matrimonio en Oralia, por lo que el joven francés se le declaró, lo que confundió a la joven y le rompió el corazón al aguador.

Así, la confundida Oralia fue a la iglesia y rogó a todos los santos alguna señal para elegir bien a su galán, y al salir se dirigió a la plaza y se sentó debajo de la sombra de su árbol, y en ese momento, las ramas del árbol crujieron sobre el regazo de la joven, le cayeron unas gotas de agua que se convirtieron en un aromático ramo de flores, y así comprendió que su amor era para Juan.

Al día siguiente de que Oralia confirmó su amor por Juan, Philipe se presentó en su casa y le avisó que debía regresar a Francia y se despidieron para siempre.

Y así, la suerte de Juan mejoró, y encontró una gran veta de plata y decidió que pediría la mano de Oralia.

Finalmente, Juan y Oralia se encontraron donde el árbol que atestiguo su amor, y sellaron compromiso con un beso en los labios. Al poco tiempo se casaron y surgió así la leyenda del árbol del amor.

En la actualidad, el árbol ya no existe en la plazuela, fue talado, por lo que para que la leyenda siga viva, debe ser compartida de boca en boca. 

¿Conoces otras leyendas que debamos mantener vivas en la tradición popular?

Etiquetas

Artículos Relacionados

Back to top button
Close

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker