Salud y Bienestar

¿Has enfermado de susto o espanto? Te contamos más sobre este padecimiento

Por: Dulce García |

Desde el punto de vista de la medicina tradicional y la cosmovisión de culturas originarias de América, el espanto o susto, es una pérdida de energía que causa un debilitamiento.

Esta creencia es popular en zonas rurales y urbanas del país, y forma parte de un grupo de dolencias tradicionales, entre ellas el mal de ojo, el empacho y el mal de aire.

En el contexto de la cosmovisión prehispánica, náhuatl principalmente, hay dos tipos de enfermedades:

  1. Las orgánicas o padecimientos físicos relacionados con los huesos y la piel.
  2. Las afectaciones causadas por fuerzas sobrenaturales, donde figuran el espanto y el mal de ojo.

El espanto o susto, se genera cuando sucede un acontecimiento de fuerte impacto, que genera en la persona la pérdida de la fuerza vital, del calor solar del cuerpo y se presentan los siguientes síntomas:

  1. Debilitamiento
  2. Dormir con sobresaltos o insomnio.
  3. Indiferencia al contexto y a la comida.
  4. Tristeza y angustia.
  5. Dolores de cabeza.
  6. Frío, principalmente en las extremidades.
  7. Hipersensibilidad
  8. Hinchazón del estómago y vómito.
  9. Depresión.
  10. Ansiedad.

Y como para casi todo mal hay una cura, desde una cosmovisión tradicional, el espanto se “cura” recuperando ese tono o fuerza vital mediante ciertos rituales y remedios que son parte de la medicina tradicional mexicana, incluído el bolillo para el susto.

El espanto es un equivalente a los trastornos que genera el estrés

En personas sanas, el estrés por susto no tiene por qué ser grave. En el peor de los casos, derivaría en una miocardiopatía, que aunque presenta síntomas similares a un infarto, es temporal.

Cuando hay una situación de estrés acumulada, una tras otra, el cuerpo no tiene tiempo de recuperación. La activación a largo plazo del sistema de respuesta ante el estrés puede alterar casi todos los procesos de nuestro cuerpo, por lo que, si el estrés se hace crónico, puede afectar los sistemas inmunitario y digestivo; puede ocasionar dolor de estómago, diarrea y colitis, entre otros males, similares al susto o espanto.

Con información de UNAM Global y Redes sociales

Etiquetas

Artículos Relacionados

Back to top button
Close

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker