Salud y Bienestar

¿Te han dicho tóxic@? Aguas…

Por: Andrés Martínez |

Una persona tóxica es alguien que actúa de una manera en la que sin querer lastima a los demás y hace daño a aquellos que le rodean. Normalmente, las personas tóxicas no saben qué lo son y actúan debido a que están mal y no se dan cuenta de que lo transmiten a sus seres queridos. A veces sin saberlo, las personas podemos tener estos comportamientos tóxicos y no ser conscientes.

9 Señales para saber si soy una persona tóxica

Los rasgos y comportamientos más comunes que identifican a una persona tóxica son los siguientes:

1.- Abusar de los demás: si te das cuenta de que solo llamas a algunas personas cuando te interesa o para sacar algún tipo de beneficio, te estás aprovechando de la bondad de la gente y de la posible amistad.

2.- Manipular a la gente: Consigues girar siempre la tortilla. Aunque seas responsable de algo acabas haciendo creer a la otra persona que es culpable.

3.- Ir a donde duele: Cuando discutes eres capaz de hacer mucho daño. Sabes qué tecla tocar y lo haces con gran naturalidad.

4.- Chantajeas y reprochas continuamente: Tienes una gran capacidad para memorizar todo aquello que te ha dolido en algún momento y a la primera de cambio lo sacas a relucir para salirte con la tuya.

5.- Te lo pasas bien insultando y criticando a los demás: Te gusta “despellejar” a todo aquel que se cruza en tu camino. Cuando la conversación no se basa en criticar o hablar mal de alguien, te aburres. 

6.- Todo es una competencia: Un hombre tóxico o mujer tóxica suele competir en todo lo que puede, incluso en aquello que no debería serlo.

7.- Quieres ser siempre el centro de atención: Está bien querer ser el centro de atención, pero cuando esto se convierte en una costumbre quizá es que tengas un comportamiento algo tóxico.

8.- Señalas los defectos de los demás: Si como costumbre estás siempre señalando los defectos de los demás, quizá deberías replantearte este tipo de comportamientos.

9.- Siempre tienes la razón: A todo el mundo le gusta tener razón, pero como es obvio, todos nos equivocamos. Una persona tóxica suele no recapacitar nunca, incluso cuando ve que realmente no tiene la verdad.

Es común que en ciertos momentos tengamos alguna de estas actitudes, debido a que todos hemos pasado malos días o malos ratos. Lo importante en estos casos es poder identificar la frecuencia con la que lo hacemos y con ellos saber si existe un problema en nosotros que debemos solucionar.

Con información de Mundo Psicólogos

Etiquetas

Artículos Relacionados

Back to top button
Close

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker