Cultura

Los Voladores de Papantla ofrendan su música y danza a los dioses en época de sequía

Por: Dulce García |

El ritual de los voladores de Papantla se remonta a hace más de mil 500 años. En los límites del estado de Veracruz y Puebla, en la zona del señoría de Totonacapan, se dice que hubo una fuerte sequía, que causó estragos entre los pueblos de la región y afectó profundamente a la población.

Cuenta la leyenda totonaca, que un grupo de viejos sabios envió a cinco jóvenes castos a localizar y cortar el árbol más alto, recio y recto del monte.

Dicho árbol sería ofrecido en un ritual acompañado con música y danza como un tributo a los dioses, para pedir que regresara la lluvia mediante la invocación de los cuatro rumbos cardinales y del centro del universo, y así se le devolvieran la fertilidad a la tierra.

La música que se emplea en el ritual emana de una flauta, que simboliza el canto de las aves, y del tambor, que simboliza la voz de Dios. Cuando se hace el ritual se cree que se establece comunicación con los dioses.

¿Qué significa que los  voladores giren en lo alto del tronco?

Cada volador gira 13 veces, cifra que multiplicada por los cuatro participantes de la ceremonia dando un total de 52 círculos en total, un número que relaciona con el calendario maya, el cual establece que cada 52 años se cumple un ciclo solar; asimismo, cada año está compuesto de 52 semanas, después de las cuales un nuevo Sol nace y la vida sigue su curso.

La vestimenta de quienes hacen este ritual es esencial, ya que asumen roles simbólicos específicos, al usar el gorro en forma de cono con espejos, flores de papel y un penacho del que penden cintas multicolores, una camisa blanca (slakat), un huipil rojo decorado con grecas, flores, motivos de aves y animales, y un calzón blanco (tatanú) y otro rojo.

Finalmente, este ritual ofrendado a los dioses, además de ser un legado tradicional de las culturas prehispánicas, también se ha convertido en espectáculo turístico, declarado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), el 30 de septiembre del 2009.

Con información de La Razón y Redes sociales.

Etiquetas

Artículos Relacionados

Back to top button
Close

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker