Salud y Bienestar

Menos sedentarismo y más acción, generemos en familia el hábito de la actividad física

Por: Dulce García |

Durante la pandemia, el 34% de los mexicanos aumentaron su peso en alrededor de 8.5 kilos por persona, la cifra más alta comparada con otros países. De acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición, el 74.1% de la población adulta y 38.2% de la población infantil tienen en México sobrepeso u obesidad. 

En el caso de los niños y niñas, se invita a los padres de familia a que el ejercicio físico y los juegos practicados en la escuela, se extiendan a otros momentos del día, y no sólo a los fines de semana que es cuando generalmente podemos estar más tiempo con nuestros hijos.

Por ello, es importante introducir a nuestros hijos en los numerosos beneficios del ejercicio físico, tales como: 

  • Aprenden a seguir reglas y a crear hábitos
  • Tienen menos probabilidades de tener sobrepeso y desarrollar una diabetes tipo 2
  • Mantener la tensión arterial y el colesterol más bajos
  • Socializan y mejoran sus habilidades para relacionarse
  • Aumentan sus habilidades motoras
  • Favorece su desarrollo físico, con el crecimiento de sus huesos y músculos
  • Duermen mejor
  • Aumenta las defensas en el niño y le protege de infecciones y otitis
  • Los aleja del sedentarismo, reduciendo el tiempo de televisión y videojuegos
  • Afrontan mejor los desafíos físicos y emocionales en la vida, ejercitando la tolerancia a la frustración, y estimula su buen humor

¿Cuánto tiempo y cómo deberían ejercitarse?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda mínimo una hora de ejercicio físico moderado al día, para niños de entre 5 y 17 años, lo que les permite instaurar el hábito del ejercicio físico y mantenerlo en la edad adulta.

¿Cómo sé que mi niño o niña está en forma?

Podemos observar que un niño está en forma o que su ejercicio físico está ofreciendo buenos resultados cuando desarrollan:

  • Resistencia: el niño se escapa de quien les persigue jugando al escondite.
  • Fuerza: el niño se desplaza por las barras metálicas colgándose de los brazos.
  • Flexibilidad: el niño se agacha con facilidad para atarse los zapatos.

El ejemplo arrastra, anima a tu hijo y hagan ejercicio juntos

Ya sabemos que el ritmo de vida a veces no permite que demos el paso a incluir una rutina de ejercicio tan rigurosa, pero con paciencia e ir incorporando ciertas actividades por lapsos de media hora, aumentando ese tiempo paulatinamente, ayudará a chicos y grandes en la adaptación. 

Por ello, te damos algunas recomendaciones para aplicar el equipo entre adultos y nuestros peques, para conseguir nuestra rutina física:

  • Establezcamos un horario regular para la actividad física
  • Incorporemos el movimiento en las rutinas cotidianas: como subir por las escaleras en vez de utilizar el ascensor, caminar en lugar de usar el auto para todo o recoger los juguetes mientras nos movemos todos al ritmo de la música. 
  • Adoptemos un estilo de vida saludable en cuanto a la alimentación familiar.
  • Hagámoslo divertido, que nuestro hijo perciba las actividades como un juego, no como obligación.

Si quieres que tu hijo de el paso por sí solo, no va a pasar y sólo pelearán; por lo que si tu das el primer paso y lo invitas, ambos fortalecerán su lazo y mejorarán su salud física y mental en familia.

Con información de GAES, depor.com y Redes sociales

Etiquetas

Artículos Relacionados

Back to top button
Close

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker