Medio Ambiente

Responden productores de aguacate y afirman que el fruto sí es ambientalmente sustentable

Por: Dulce García |

En Gran Bretaña, ha ido tomando auge la tendencia #NoAvocado, es decir, No Aguacate, que promueve sustituir el fruto en los platillos con otros alimentos como chícharos, calabaza o habas. Esto debido a que argumentan que el cultivo de aguacate deja una enorme huella hídrica y de carbono, así como debido a su auge, se asocia con otros problemas sociales.

Frente a esta tendencia y sin pretender que sea una respuesta, José Luis Gallardo, presidente de la Asociación de Productores y Empacadores Exportadores de Aguacate de México (APEAM), en entrevista para El Financiero, señaló que en México, debemos seguir con la tendencia de: échale aguacate.

Recientemente, la  APEAM realizó un diagnóstico del sector ambiental y se determinaron cinco ejes de trabajo en relación al cultivo del llamado oro verde:

  1. Cuidado del bosque
  2. Cuidado del agua
  3. Biodiversidad
  4. Buen manejo de agroquímicos para no contaminar lagos y acuíferos
  5. Responsabilidad social.

Por su parte, Juan Rafael Elvira, ingeniero agrícola de la APEAM, asegura que el aguacate sí puede ser sustentable, no está agotando el agua de Michoacán, no se produce en agricultura intensiva, y afirma que es un cultivo que integra a los ejidos y comunidades indígenas, y además, trabaja en pro del medio ambiente.

La APEAM aclara algunos de los aspectos que se asocian al cultivo de aguacate en Michoacán:

  • El aguacate michoacano consume de 100 a 150 litros cada uno, y la fuente principal es el agua de lluvia y solo de 10 a 15 litros proviene de los acuíferos.
  • Por la ubicación geográfica del estado, el 90% de su producción es de cultivo temporalero, por lo que casi no se utiliza agua de manantiales.
  • La tierra volcánica y los huracanes, favorecen que se recarguen los mantos acuíferos.
  • Las huertas de aguacate están rodeadas por pinos y encinos. Por ello no descuidan el bosque.

José Luis Gallardo señala que él lleva 50 años como productor y refiere que tiene árboles aguacateros con esa misma edad. Agrega que no es su idea incrementar el cultivo en Michoacán si no es con un estudio ambiental para que se pueda hacer el uso de suelo.

Por ello, en las últimas dos décadas la asociación ha buscado la reforestación de los bosques, lograr que los aguacates convivan con los pinos y encinos que cercan las huertas, pues, además, es un reto cuidar las zonas que ya se reforestaron porque también son propensas a todo tipo de riesgos y enfermedades.

Juan Rafael Elvira señala que como asociación consideran que es más sustentable un cultivo con cuidado del aguacate y protección del bosque, eso va a dar más resultados.

Asimismo, José Luis Gallardo agrega que una alternativa ecológica en las huertas aguacateras es también el cultivo de colmenas de abejas, por lo que en un futuro próximo, los aguacates llevarán el sello de: este aguacate se poliniza con abejas.

El ingeniero Elvira expone que el incremento de la crianza de abejas como polinizadores es clave del éxito de la biodiversidad y productividad. Según la APEAM, en muestreos estadísticos hay cerca de 6 mil huertas de aguacate que tienen colmenas cultivadas, es decir, se cuidan las abejas como parte del cultivo del aguacate.

Agregan que desde la APEAM buscan que se implemente una norma para ir cumpliendo con la legislación ambiental y cuidado de bosques, por lo que Michoacán quiere poner la muestra con la propuesta de hacer una norma voluntaria para regular el crecimiento del aguacate dentro de la frontera agrícola de nuestro país y dejar los ecosistemas para compensar el crecimiento y que no sea una expansión desmesurada e irracional que finalmente acabe con todo, dice el ingeniero Elvira, se busca ser sustentables.

Finalmente, José Luis Gallardo y Juan Rafael, coinciden en que si bien el mercado del aguacate michoacano está creciendo, esto se debe dar con una responsabilidad ambiental. El trabajo no está terminado, es bueno marcar una ruta.

Investigadores señalan que el cambio de suelo de bosques a huertas tiene un efecto hidrológico aún desconocido

De acuerdo con investigaciones realizadas por el doctor Alberto Gómez-Tagle Chávez y Rafael Morales Chávez, investigadores de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, el cambio de uso del suelo de bosques nativos a huertas de aguacate tiene un efecto hidrológico aún desconocido.

Gómez Tagle ha investigado el tema del agua desde hace dos décadas, y explica que en Michoacán hay diferentes tipos de productores, hay quienes tienen solo media hectárea y quienes hacen producciones macro; por lo que uno de los problemas de cambiar el uso de suelo a huertas de aguacate, es que con ello se modifica el ciclo hidrológico, ya que el aguacate consume más agua que un pino.

Con información de El Financiero y Redes sociales

Etiquetas

Artículos Relacionados

Back to top button
Close

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker