Economía y Finanzas

Durante este Buen Fin, conoce cómo funcionan los patrones oscuros de venta y no te dejes sorprender al comprar

Por: Dulce García |

Los patrones oscuros o dark patterns, son los trucos que utilizan las aplicaciones y sitios web de compras para influir en el comportamiento de las personas para que gasten más dinero.

Este tipo de tácticas del comercio electrónico, se realizan a través de diseños engañosos que pasan desapercibidos, lo que hace al comprador que finalicen una compra, adquieran una suscripción, acepten cargos extras, otorguen cargos personales, lo que presuntamente hace la oferta más atractiva, o incluso, pueden ser un fraude.

¿Cuáles son los trucos más usuales?

Los patrones oscuros pueden incluir el uso de colores particulares para la desorientación visual, lenguaje confuso, opciones ocultas, falsas urgencias o información incompleta; conoce algunas de ellas:

  • Acciones ocultas: Intentan engañar al consumidor o retrasar información clave para definir la adquisición de un producto. Por ejemplo: agregar productos adicionales sin tu consentimiento o cobrar suscripciones ocultas.
  • Pruebas sociales: Tratan de influir describiendo experiencias. Por ejemplo: informes del número de visitas, visualizaciones de productos, servicios determinados o testimonios de origen incierto.
  • Presionan con el sentido de urgencia: ¡Date prisa! Imponen una fecha límite en ofertas para acelerar la toma de decisiones con mensajes como: por tiempo limitado sin especificar la fecha de cierre y relojes en cuenta regresiva.
  • Enfatizan la escasez: ¡Solo quedan tres de estos artículos! Indican a los consumidores la probabilidad de que un producto esté disponible o haya cantidades limitadas, aumentando así su atractivo. 
  • Desviar la atención o desorientar a los consumidores: Lanzan mensajes o imágenes para disuadir o guiar una decisión en particular. Por ejemplo: preguntas capciosas o preselección de productos más costosos.
  • Obstrucción: El sitio de compra facilita la entrada, pero dificultan la salida. Por ejemplo: cancelar una compra o suscripción con una penalización de X cantidad.
  • Confirmshaming: Es el uso del lenguaje para culpar al consumidor o avergonzarlo si rechaza una oferta. Por ejemplo: Aceptó que no quiero o no deseo esta super oferta.
  • Acciones forzadas: Para completar la compra, obligan al usuario a suscribirse a una lista de distribución de algo. Por ejemplo: registrar una cuenta o suscribirse a un boletín informativo.

Recuerda que ser un comprador informado es básico para mantener unas finanzas sanas.

Con información de Profeco y Redes sociales

Etiquetas

Artículos Relacionados

Back to top button
Close

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker