Ciencia y Tecnología

Facebook prioriza sus ganancias, no el combate a la desinformación, ejemplo de ello es el COVID-19

Por: Dulce García |

Frances Haugen, la ex empleada de Facebook Inc. que reunió los documentos que formaron la base de la serie Archivos de Facebook que son investigados por las autoridades en los Estados Unidos (EEUU) conocidos como los Facebook Papers, afirma que mientras estuvo contratada le frustró la falta de apertura de la compañía sobre el potencial de daño de sus plataformas y la falta de voluntad para remediarlo.

Ese daño es básicamente lo relacionado con la configuración de sus algoritmos, conocidos como la clasificación de contenido por compromiso, que favorece la selección de información con la cual los usuarios son bombardeados, hecho que principalmente abona a que todos los que navegan por los contenidos de la red social, consuman lo que facebook sugiere, permanezca más tiempo en la plataforma y esto se traduce en ganancias económicas para el gigante tecnológico.

En los EEUU, se requiere que las plataformas de redes sociales brindan a los usuarios la opción de desactivar los algoritmos que utilizan las empresas de tecnología para organizar las fuentes de noticias de las personas.

Frente a esto, el senador republicano John Thune, quien es patrocinador del proyecto de ley sobre Facebook y su regulación en la información, le pidió a la denunciante de Facebook Haugen que describiera los peligros de la clasificación basada en el compromiso durante su testimonio ante el Congreso a principios de este mes.

Ella afirma que hay otras formas de clasificar el contenido, por ejemplo, por la calidad de la fuente o cronológicamente, que serviría para seguridad en el contenido para los usuarios, pero, la razón por la que Facebook no los considerará, dijo, es que se reduciría el compromiso, es decir, el tiempo que las personas pasan en su plataforma, ya que el odio y la polarización, venden y son muy lucrativas.

Un ejemplo es lo lucrativo que ha sido para Facebook la desinformación sobre las vacunas de COVID-19

Los documentos filtrados por Haugen, revelaron que también un número relativamente pequeño de usuarios anti-vacunas de Facebook son recompensados con miles de vistas bajo el sistema de clasificación actual de la plataforma tecnológica.

Una investigación interna de Facebook presentada el 24 de marzo advirtió que la mayor parte del contenido problemático de la vacuna provenía de este 0.016%, de las cuentas de Facebook.

Ese mismo 24 de marzo, Ahmed, del Centro para la Lucha contra el Odio Digital refirió que se publicó un análisis de las publicaciones en las redes sociales que estimó que sólo una docena de usuarios de Facebook fueron responsables del 73% de las publicaciones contra las vacunas en el sitio entre febrero y marzo.

Al respecto, Ahmed considera que Facebook ha tomado decisiones que han llevado a que las personas reciban información errónea y que les provocó la muerte. En este punto, considera que debería realizarse también una investigación por asesinato.

Lo popular y lucrativo, vs. lo verificado y confiable

Para estudiar formas de reducir la información errónea sobre las vacunas, los investigadores de Facebook que emitieron la publicación del informe del mes de marzo, cambiaron en su momento la forma en que se clasificaban las publicaciones de más de 6 mil usuarios en EEUU, Brasil y Filipinas; quienes en lugar de ver publicaciones populares sobre las vacunas, vieron publicaciones filtradas como confiables, lo que redujo en 12% el descrédito hacia las vacunas.

En aquellos meses, entre febrero y abril, los comentarios en Facebook de los antivacunas o personas en desacuerdo con aplicar la vacuna COVID-19, crecieron tanto que incluso cuando agencias de salud pública prominentes como la OMS, declinó a utilizar la publicidad gratuita que la plataforma le había concedido para promover la vacunación.

Al respecto, el CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, anunció el 15 de marzo que la compañía comenzaría a etiquetar publicaciones sobre vacunas que las describen como seguras.

Facebook obedece a un modelo de negocio no a un modelo de información

Ahmed, del Centro para Contrarrestar el Odio Digital, apunta que Facebook continuó obteniendo ganancias, a través de los comentarios contra las vacunas, y en cierta forma su demora en accionar sobre el tema, obedeció a simular que hacían algo a favor de la vacunación y otros temas, aunque en todo momento, favorecieron las acciones que no comprometiera los tiempos de navegación de los usuarios en la plataforma y por consiguiente sus ganancias.

Dan Brahmy, director ejecutivo de Cyabra, una empresa de tecnología israelí que analiza las redes sociales y la desinformación, señala que no es realista esperar que una empresa multimillonaria como Facebook cambie voluntariamente un sistema que ha demostrado ser tan lucrativo. Al respecto, opina que las regulaciones gubernamentales pueden ser lo único que podría obligar a Facebook a actuar sobre el tema.

Al respecto, empleados de la empresa señalan que la red social ha priorizado la controversia y la división, sobre la salud de los usuarios.

Roger McNamee, un capitalista de riesgo de Silicon Valley e inversor en Facebook, quién es un crítico de la red social, señala que la reacción de la empresa obedece simplemente a que sigue a un modelo de negocio.

Con información de El Financiero, AP News y Redes sociales

Etiquetas

Artículos Relacionados

Back to top button
Close

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker