Medio Ambiente

El ser humano es un fabricante de espacios de riesgo, prueba de ello es el cambio climático

Por: Dulce García |

Durante la segunda mitad del siglo XX, los seres humanos hemos invadido espacios de inundación y cauces fluviales, realizado explotaciones agrícolas y modelos de urbanización por encima de las capacidades de agua del territorio, hemos generado mucha más vulnerabilidad ante las fuerzas de la naturaleza y generado la crisis climática que actualmente nos aqueja.

Los acelerados cambios planetarios que vivimos actualmente no se están produciendo por un meteorito, un desplazamiento del eje de la tierra o una erupción de un volcán; esta crisis la ha provocado el ser humano, misma que se conjuga con la propia evolución del planeta.

Jorge Olcina, catedrático de Análisis Geográfico Regional en la Universidad de Alicante y profesor de Ordenación del Territorio, Climatología y Riesgos Naturales, señala que el último informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio (IPCC) no deja lugar a dudas sobre que nuestra fuente de energía principal, los combustibles fósiles, están alterando el balance energético de la Tierra.

El experto señala que por ello, ésta es una oportunidad de hacer las cosas mejor, y cambiar la mentalidad que nos ha traído hasta aquí.

Con temperaturas extremas, inundaciones y otros fenómenos que año con año vivimos, es el escenario con el que tenemos que trabajar, por lo que debemos habilitar mecanismos para minimizar sus efectos sobre la población, las infraestructuras y los territorios.

Ante este reto, Olcina propone una serie de acciones concretas para minimizar los efectos de estos eventos extremos:

  • Inundaciones: Plantea una planificación racional del territorio, el uso de encauzamientos y diques únicamente en casos puntuales imprescindibles, el mantenimiento y gestión del parque de embalses existentes, la recuperación del espacio fluvial y espacios de inundación natural y, finalmente, actuaciones de adaptación a escala local como depósitos pluviales y parques inundables.
  • Sequías: Además de la planificación racional del territorio y de la agricultura basada en datos reales, la gestión desde la demanda, la apuesta por los recursos no convencionales, la mejora de los sistemas de depuración así como la reutilización del 100% del agua.

En este sentido, las empresas de gestión del ciclo urbano del agua tienen mucho que hacer ante esta adaptación de las ciudades, por lo que considera 3 aspectos clave en los que se debe invertir para hacer frente a los retos hídricos del cambio climático:

  1. La eficiencia de la red de abastecimiento, no se puede permitir perder una gota de agua.
  2. La eficiencia de la red de alcantarillado, debe hacer frente a episodios repentinos de precipitaciones intensas.
  3. La eficiencia en el proceso de depuración y tratamiento, que permita utilizar de nuevo toda esa agua.

El experto apuesta por la colaboración fluida entre administración, universidad y empresa, cada uno desde su competencia, pero todos remando en la misma dirección. El cambio climático lo vivimos desde ya, y si no actuamos ahora, la factura ambiental se irá agravando.

Con información de Agora Diario y Redes sociales

Etiquetas

Artículos Relacionados

Back to top button
Close

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker