Ciencia y TecnologíaEstados

Sismóloga UNAM explica el calentamiento de agua en balneario de Guerrero tras sismo del pasado 7 de septiembre

Por: Dulce García |

En el estado de Guerrero, posterior al sismo del pasado 7 de septiembre, se detectó el calentamiento de aguas en un balneario ubicado en la Costa Chica del estado, lo que generó especulación entre los pobladores que temían que estuviera surgiendo un volcán en la zona, derivado del movimiento de 7.1 de magnitud.

Xyoli Pérez Campos, investigadora del Instituto de Geofísica de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) refirió que el golpe de las ondas sísmicas es muy fuerte y puede hacer que se desvíen flujos de agua subterráneas y que estas sean aguas calientes, porque existe calor en algunas zonas de las cortezas, pero esto no significa que vaya a nacer un volcán. Para ello se requieren cambios en composiciones sísmicas en los suelos, gases, entre otras muchas más.

Pérez Campos declaró en la ponencia virtual para la Universidad Autónoma de Guerrero (UAGro), que lo que sí ocurre es que la brecha sísmica en Guerrero continúa con una considerable acumulación de fuerza porque no ha liberado energía. La experta precisó que el sismo ocurrido el pasado 7 de este mes no le hizo nada a la brecha de Guerrero; la brecha no se ha roto.

¿Qué ocurre con la brecha de Guerrero?

La brecha de Guerrero es una zona sísmica que se ubica desde la comunidad de Papanoa, municipio de Tecpan, hasta San Marcos, pasando por Acapulco, que lleva acumulada energía desde hace 110 años, y para los expertos, es un lugar anómalo en la medida en que no ha ocurrido un sismo significativo.

No existe certeza de que esa energía se libere con un sismo de más de 8 grados. Por lo que la sismóloga señala que se necesitan 32 de magnitud siete o mil de seis, para que la energía salga; aunque como sabemos, pese a la tecnología e investigación, no lo podemos predecir.

Explicó que la costa de Guerrero es la zona en donde está contenida la brecha sísmica, y en donde no ha ocurrido realmente un sismo grande desde 1911.

Precisó que este sismo con epicentro en Acapulco, que repercutió en diferentes zonas del estado y la Ciudad de México, se estudia a través de sismogramas, por lo que se comparó con el ocurrido en 1962, también ocurrido en Acapulco, y por la forma del movimiento tiene un parecido abrumador.

Agregó que cuando ocurre un sismo como el del 7 de septiembre hay levantamiento o hundimiento de terreno. En Acapulco, el terreno se levantó un metro, pero aseguró que esto no debe ser una preocupación.

La experta destacó que en México hay un déficit de profesionales en sismología

Pérez Campos, aclaró que en México vamos unos pasos atrás en sismología debido a que no existen tantos profesionales del tema. Por ejemplo, hay 76 sismólogos en el país, existen menos de 100 estudiantes en la materia y apenas 14 instituciones en donde se hace investigación en sismología.

Anualmente en México se registran unos 30 mil sismos en promedio y el Estado de Guerrero concentra alrededor de un 25% de la actividad sísmica nacional.

La científica agregó que en México se utiliza la misma tecnología que en países avanzados, en términos de telecomunicaciones, cómputo, GPS, almacenaje y la tecnología de los sismómetros, por lo que el tema no es el equipo para el estudio de los sismos, sino la preparación de los expertos que los investiguen.

Con información de El País, Gaceta UNAM, Novedades Acapulco y Redes sociales

Etiquetas

Artículos Relacionados

Back to top button
Close

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker