Salud y Bienestar

No es normal que los bebés sean ‘gorditos’, moderemos el gusto por los alimentos endulzados

Por: Dulce García |

El sobrepeso y obesidad se presentan cada vez más en bebés y niños, aunque no necesariamente un bebé de complexión grande puede convertirse en un niño con sobrepeso, aunque un niño obeso si tiende a mantenerse obeso cuando es adulto.

Sobre este tema, el Doctor Galileo Escobedo tutor del Posgrado de Ciencias Biomédicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), realizó un estudio a pacientes mujeres embarazadas sanas de entre 20 y 35 años atendidas en el Servicio de Ginecología del Hospital General de México Dr. Eduardo Liceaga.

El análisis consistió en monitorear su consumo de edulcorantes durante el embarazo para así determinar su relación con el aumento de peso del bebé al nacer y la influencia de esto en el desarrollo de obesidad en su infancia y vida adulta.

El estudio señaló que de acuerdo a la cantidad y frecuencia de la ingesta de sucralosa y stevia, que son los más consumidos por mujeres mexicanas, las embarazadas se dividieron en tres grupos: 1. las que no consumen edulcorantes, 2. las de consumo medio (48 ml) y 3. las de consumo alto (más de 96 ml).

Los resultados preliminares de este estudio, involucran un seguimiento de los niños hasta los cuatro años para observar si desarrollan o no obesidad, encontrando que:

  1. Las madres que consumieron mayores cantidades de edulcorantes durante el embarazo tienen bebés más pesados.
  2. Los bebés, además de más pesados, del 25 al 30% nacieron con obesidad para la edad gestacional, en comparación con los bebés de madres que no consumieron edulcorantes, que presentaron obesidad de entre 3 y 4%.
  3. Los bebés tenían niveles elevados de insulina, así como una tendencia hacia la inflamación sistémica de acuerdo a muestras tomadas de la sangre del cordón umbilical.

El Dr. Escobedo revela que lo delicado de esto es que si los bebés mantienen esa tendencia en sus primeros 4 años de vida y posteriores, aumentan el riesgo de obesidad en la adultez. Las estadísticas apuntan que 8 de cada 10 niños con obesidad van a serlo de adultos, y si han tenido obesidad desde las etapas prenatal e infantil, su esperanza de vida se va a reducir más o menos 15 años, debido a que van a mantener alta probabilidad de debutar con diabetes tipo 2 a los 30 años.

¿Qué se recomienda a las mujeres embarazadas para que sus bebés no nazcan con sobrepeso?

En primer lugar, se pide que las mamás cuiden su alimentación durante el embarazo, realicen su control con un médico, no ganen tanto peso durante el embarazo y recuperen su peso después del parto.

Escobedo enfatiza que lo más sano es volver a lo natural. Tomar agua, y dejar de manera gradual el sabor dulce.

El gusto por lo dulce se adquiere en los primeros cuatro años de vida. El experto destaca que este es un hábito que los adultos generamos en los niños y se vuelve muy complicado de quitar en la edad adulta. No queremos sacrificar el sabor dulce, porque es como una droga que produce placer a nivel del sistema nervioso central.

¿Qué hago como mamá para mantener a mi bebé en un peso saludable?

  1. Amamanta. Algunas investigaciones sugieren que la lactancia materna reduce el riesgo de obesidad infantil.
  2. Limita las bebidas endulzadas con azúcar o edulcorantes. El jugo no es parte de la dieta de un bebé durante su primer año de vida. A medida que comiences a introducir alimentos sólidos, considera ofrecer frutas y verduras enteras y nutritivas en su lugar.
  3. Prueba diferentes maneras de calmar a tu bebé. No recurras automáticamente a la leche materna o a la leche de fórmula para calmar sus llantos. A veces, una nueva posición, un ambiente más tranquilo o una caricia suave es todo lo que se necesita.
  4. Limita el uso de los medios de dispositivos tecnologicos. Los pediatras desaconsejan el uso de televisión, tablets o móviles en niños menores de 2 años. Mientras más acceso a pantallas tenga tu hijo, mayor es el riesgo de sedentarismo y de fomentar el sobrepeso.

Hagamos conciencia, ya que las estadísticas de sobrepeso, obesidad y diabetes en México son exponenciales, lo que nos vuelve una sociedad proclive a vivir con un sistema inmunitario comprometido.

Con información de Gaceta UNAM y Clínica Mayo

Etiquetas

Artículos Relacionados

Back to top button
Close

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker