Salud y Bienestar

Desechemos los tabúes de que los hombres son fuertes, vigorosos e invulnerables

Por: Dulce García |

Conductas de alerta como: los cambios de actitud, el aislamiento, la falta de interés, la frustración, la ira, los excesos; pueden ser indicadores de que algo no anda bien en el ámbito personal, pero aunque generen incomodidad, los hombres son más propensos a vivirlas en silencio, a enmascarar y evadir la posibilidad de pedir ayuda.

En este sentido, partamos del hecho de que la salud mental no tiene género, y por ello, debemos avanzar como sociedad en aceptar que los hombres son seres humanos vulnerables, que tienen sentimientos y avanzan en su desarrollo personal si aprenden a comprender su mundo emotivo y mental, sin que esto sea visto como un signo de debilidad a causa del machismo en la sociedad.

El doctor Benjamín Guerrero López, del Departamento de Psiquiatría y Salud Mental de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), señala que los hombres desarrollan trastornos mentales como la esquizofrenia, el trastorno de déficit de atención, adicciones, las parafilias sexuales e incluso cuadros depresivos que en muchos de los casos terminan en suicidio.

Por ello, al decir que la salud mental no tiene género, implica admitir que existe un problema mental, nada tiene que ver con fortaleza y debilidad; aunque culturalmente los prejuicios siguen pesando fuertemente; por lo que muchos hombres, prefieren vivir su padecimiento en silencio al temer parecer débiles, ser sujetos de burla, es decir, el machismo les impide avanzar para buscar ayuda profesional.

Lo grave de esto, es que cuando los padecimientos van avanzando, se complican al no darles un tratamiento.

De tal manera que al ser socialmente aceptado que los hombres muestran hombría, fortaleza y no hablen de sus sentimientos, cuando surge una problemática, lo normal es que se refugien en el alcoholismo u otras adicciones.

Otras adicciones que también son más frecuentes en hombres, son: las drogas, el juego, el sexo y los videojuegos, que están asociados a los patrones sociales normalizados, con lo cual se mantiene oculto y evadido algún problema mental.

Por ello, los hombres deben traspasar la barrera social y verbalizar y aceptar lo que sea que les está pasando, aprender a nombrar los sentimientos y aceptarlos es fundamental, admitir cuando alguna situación no saben manejarla, y, sobre todo, buscar atención especializada.

Cualquier persona es susceptible a padecer algún trastorno mental, tanto hombres, como mujeres, sin distinción de edad o condición social; y eso no es signo de debilidad ya que, en la mayoría de los casos, esos estados son transitorios, pero si no son atendidos, pueden llegar a complicarse y convertirse en graves.

Con información de UNAM Global y Redes sociales

Etiquetas

Artículos Relacionados

Back to top button
Close

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker