Medio Ambiente

Este 8 de junio, se celebra el Día Mundial de los Océanos, un medio de vida, de subsistencia y felicidad

Por: Dulce García |

El tema del Día Mundial de los Océanos 2021, es: El océano: vida y medio de subsistencia,  siendo este un año en el que iniciamos una década de desafíos para lograr el Objetivo de Desarrollo Sostenible 14 de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que es conservar y utilizar de manera sostenible los océanos, los mares y los recursos marinos, de cara a 2030.

Como sabemos, el océano cubre más del 70% del planeta. Es nuestra fuente de vida y el sustento de la humanidad y de todos los demás organismos de la tierra.

Una prueba de ello es que en ellos se produce al menos el 50% del oxígeno del planeta, alberga la mayor parte de la biodiversidad de la tierra y es la principal fuente de proteínas para más de mil millones de personas en todo el mundo.

Además de que nos posibilita la vida, el océano es clave para nuestra economía, ya que se estima que, para 2030, habrá en torno a 40 millones de trabajadores en todo el sector relacionado con los océanos.

Los océanos necesitan de los humanos ayuda para restablecer su equilibrio

Al parecer una regla de los seres humanos es la depredación, al extraer sistemáticamente más de los océanos de lo que se puede reponer. El 90% de las grandes especies marítimas de peces ha sido mermada y el 50% de los arrecifes de coral destruidos.

Para proteger y preservar el océano y todo lo que sustenta, debemos crear un nuevo equilibrio, con una verdadera comprensión humana del océano y cómo nos relacionamos con él.

Este año se invita a construir una conexión con el océano que sea inclusiva, innovadora y basada en las lecciones del pasado. Sin azul, no hay verde.

Además de lo que sustenta, los océanos son fuente de calma y felicidad

De acuerdo con las neurociencias, el ir y venir de las olas del mar, nos remite al efecto sonoro de los latidos del corazón cuando uno está en el vientre materno.

Los ecos de las olas del mar, estimulan la corteza prefrontal, que es la región del cerebro responsable de las emociones, por lo que apreciar la inmensidad natural del océano, amplía la capacidad de autoconocimiento y bienestar emocional.

La neurociencia confirma que contemplar, estar cerca o escuchar los fenómenos del agua marina, regula los niveles de serotonina, el químico neurotransmisor que normaliza la ansiedad y controla el cortisol, la hormona del estrés.

Por ello, cualquier momento es bueno para ir a la playa y contemplar el mar, para dejarse llevar por la calma del oleaje y  evocar una sensación de felicidad.

Tal como lo dijera el uruguayo Mario Benedetti en El silencio del mar: el océano es un refugio, un rincón que repara, que sana; aunque en México también decimos: En el mar, la vida es más sabrosa.

Por eso y más, como ciudadanos del mundo, no importa si vives en un sitio de playa, un puerto, en el campo, la montaña o la ciudad, ¿cómo contribuyes al equilibrio en los océanos?

Con información de Naciones Unidas, Travesías Digital y Redes sociales

Etiquetas

Artículos Relacionados

Back to top button
Close

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker