Patitas y Orejitas

Cuando se trata de apapachar a un gato, menos es más

Por: Dulce García |

Si tienes un felino en casa, seguramente alguna vez lo has acariciado y él o ella, y de forma inexplicable, te muerde al instante. Tú culpas al minino y en parte es cierto, los mininos aún cuentan con su gen salvaje activo.

De hecho, se cree que este cambio en la relación entre humanos y gatos tuvo lugar hace unos 4 mil años, tiempo después que con los perros. Quizá te parezca una cantidad de tiempo suficiente para que una especie se adapte por completo, aunque los gatos presentan una divergencia genética bastante pequeña con respecto a sus antepasados, lo que significa que sus cerebros todavía piensan como el gato salvaje africano, el antepasado del actual gato doméstico.

¿Cómo enseño a mi gato a ser apapachable?

Pese a su gen salvaje, la mayoría de los gatos disfrutan con los mimos y las caricias, y si es tu afán que el minino aprenda a interactuar, es preferible enseñarles cuando son pequeños, es decir, entre las dos y siete semanas de su vida.

Científicos especializados en conducta animal, refieren que su tolerancia al apapacho depende de su personalidad, además de que algunos gatos pueden tolerar las caricias a cambio de comida o alojamiento.

Sin embargo, un gato que tolera las caricias no necesariamente es un gato feliz, pues existen niveles más altos de estrés en gatos que toleran las caricias en lugar de demostrar su descontento activamente.

Con tal delicadeza, ¿cómo lo acaricio?

Según los expertos, la clave está en proporcionarle al gato tantas opciones durante las interacciones como sea posible. Por ejemplo, controlar dónde se le toca y por cuánto tiempo.

Esto podría requerir un poco de autocontrol y paciencia del amigo humano, ya que las interacciones duran más cuando es el gato, en lugar del humano, quien las inicia.

Es muy importante observar el comportamiento y la postura del gato durante las interacciones, para asegurarse de que se está cómodo.

Las zonas de su anatomía felina que disfrutan que sean acariciadas es su cabeza, incluyendo la base de las orejas, debajo de la barbilla y alrededor de las mejillas; y las que les desagrada es que toques sus bigotes, su barriga, la espalda o la base de la cola.

Algunos de los signos de aprobación del gato sobre la forma en la que lo acaricias puede ser:

  • La cola se mantiene erguida y elige iniciar el contacto.
  • Ronronea y amasa con sus patas delanteras.
  • Agita suavemente la cola de un lado a otro.
  • Su expresión facial es relajada y las orejas están erguidas

Si estás ansiando el momento de apapacharlo, guarda la calma, hazlo con confianza y seguridad, que tu gato sepa que es afecto lo que compartes. No le grites, no lo apretujes, no le reclames, y verás cómo poco a poco te va permitiendo el acercamiento.

Con información de Muy Interesante y Redes sociales

Etiquetas

Artículos Relacionados

Back to top button
Close

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker