Patitas y Orejitas

Si tu amigo perruno ladra mucho, ten paciencia, aquí te decimos por qué lo hacen

Por: Dulce García |

Los perros se comunican con el entorno de diversas formas, entre ellas está el ladrido, aunque lo pueden hacer en diferentes momentos: por el juego, cuando algo le pone alerta, para saludar, solicitando atención, etc.

En la mayoría de los casos, el ladrido es percibido por el humano aunque muchas de las veces lo interpretamos como algo molesto y sólo se grita y reprende a los lomitos.

Aunque cuando vives en un sitio en donde el perro ladra por todo y por nada, se convierte en un problema molesto para los vecinos o la propia familia, desconociendo la forma en la que podamos solucionarlo.

¿Y cómo ayudo a mi perro con su insistente ladrido?

Lo primero que debemos saber es si se trata de un trastorno del comportamiento o si el ladrido es un comportamiento corregible.

Si es por un trastorno, el diagnóstico lo determina un etólogo canino

  1. Ladrido insistente es por ansiedad:  se puede deber a separación de su dueño debido a un periodo posvacacional, por una mudanza, etc.  Este ladrido de ansiedad por separación es persistente y continuado, próximo a la salida del propietario de la vivienda; también pueden aparecer aullidos y lloriqueos. 
  2. La agresividad por miedo, el síndrome de disfunción cognitiva y las conductas compulsivas, forman parte del propio ladrido. El ladrido de agresividad por miedo es rápido y agudo, con la posibilidad de que también emite gruñidos. 
  3. El ladrido compulsivo es extremadamente repetitivo, tanto en secuencia como en frecuencia; es decir, emite un ladrido muy semejante, constante y rítmicamente. No podemos indicar cómo es el ladrido de la disfunción cognitiva, porque no existe un patrón determinado, sino que es variable incluso en el mismo perro.

El ladrido no es el único signo a tener en cuenta, de ahí que deba ser un etólogo canino quien determine lo que le está pasando al perro, ya que sabrá valorar otras cosas como la postura, estímulos que a nosotros nos pasan inadvertidos y cuál es el contexto.

Los ladridos se asocian a algunos tipos de comportamiento

Si un experto descarta la presencia de alguno de estos trastornos, el ladrido insistente o inapropiado suele estar asociado a dos tipos de comportamiento que no son un trastorno en sí mismos.

  1. El ladrido para llamar la atención 
  2. El ladrido de excitación por la existencia de algún estímulo, como ruidos o la llegada de extraños.

En cualquiera de estos dos casos, el adiestramiento puede corregirlo, especialmente porque suelen producirse en presencia del propietario.

Finalmente, sea cual sea la causa, se les solicita paciencia

El primer paso es no prestar al perro la más mínima atención cuando ladra, alterarse, caer en un castigo violento o premiarlo cuando deje de hacerlo. Se ha observado que algunos perros desvían la atención si se les da algo que los entretenga, como: un juguete, alimento o algo que mantenga en la boca, son algunas alternativas para que deje de ladrar.

Si el perro ladra por la noche y el propietario no es constante o no genera un vínculo seguro con el lomito; si este no tiene paciencia suficiente para esperar a que cese el ladrido, resultará conveniente que se asesore con un profesional en conducta animal.

Pero si uno de los asuntos es que los vecinos están incómodos, lo prudente es informar con respeto sobre la situación del compañero animal, ya que ellos también son parte de la familia y se deben considerar como vecinos; apelemos a la tolerancia.

Así que antes de enfadarte y caer en la tentación de cometer maltrato animal, lo recomendable es el adiestramiento en positivo, para esto, lo mejor es siempre el apoyo de un profesional.

Con información de Royal Canin y Redes sociales

Etiquetas

Artículos Relacionados

Back to top button
Close

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker