Medio Ambiente

Las granizadas y lluvias torrenciales en las ciudades no son atípicas, son consecuencia de la deforestación

Por: Dulce García |

En lugares altamente urbanizados y con poca vegetación se registran temperaturas más elevadas y contrastantes. El calor intenso sumado a ciertas condiciones de viento, favorece la formación de nubes de tormentas y granizo.

Elda Luyando, investigadora del grupo de Cambio Climático y Radiación Solar del Centro de Ciencias de la Atmósfera de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), aseguró desde 2018 que habían encontrado diferencias de temperatura de hasta 10 grados en ciertas horas y puntos muy específicos en observaciones realizadas en la Ciudad de México (CDMX).

Luyando afirma que este fenómeno no se da en toda la Ciudad, sino en zonas puntuales, por eso se llaman islas, en puntos en donde todo está densamente construido y hay muy poca vegetación que favorezca para refrescar el ambiente.

Víctor Barradas, investigador del Instituto de Ecología de la UNAM, afirma que en la CDMX, de las islas de calor detectadas, las más calientes son las del Centro y La Merced.

¿Cómo afectan estas islas de calor al clima de las ciudades?

Recientemente tras una granizada en la CDMX, el Centro Histórico resultó una zona de las más afectadas, y no es casual, sino una consecuencia de las islas de calor.

Para Jorge Zavala, coordinador del Servicio Meteorológico Nacional (SMN) el cambio climático sólo acentúa las diferencias de temperatura en las grandes ciudades. Esta tendencia actualmente se refuerza porque las lluvias han estado por debajo del promedio.

Si a esto se le suman las aglomeraciones,  a mayor movilidad de personas, más partículas suspendidas se producen y estas a su vez, reflejan más los rayos solares.

Los parques públicos vs. islas de calor

Los parques públicos en las ciudades son un refugio en los cuales la temperatura es menor, por la vegetación y los cuerpos de agua que transpiran, humedecen y refrescan el ambiente.

De acuerdo con Héctor Benavides, investigador del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agricolas y Pecuarias (INIFAP), agrega que el contraste con las islas de calor, son las islas frías.

Un ejemplo de ellas es el Bosque de Chapultepec, en donde el enfriamiento tiene un alcance hasta de un kilómetro, que llega a las colonias San Miguel Chapultepec o Polanco, en la CDMX.

Por sentido común, las ciudades deben ser reforzadas por estas áreas verdes que si bien ayudan a balancear las condiciones climatológicas, también son una fuente de esparcimiento, recreación, relajación, deporte y convivencia familiar para los habitantes de los centros urbanos del país; que ante la jornada de sana distancia, también se evidencia la realidad que viven estos espacios públicos comunitarios.

Con información de Reforma y Redes sociales

Etiquetas

Artículos Relacionados

Back to top button
Close

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker