Cultura

Conoce la historia de la dorada obra de Gustav Klimt: El Beso

Por: Dulce García |

El pasado 13 de abril se celebró el Día Internacional del Beso, por lo que este viernes cultural, hablaremos de una obra de arte muy reconocida a nivel mundial: El Beso, del pintor austriaco Gustav Klimt, realizada en el año de 1908, siendo esta una de las obras considerada de la época dorada del artista.

La fama de esta magna obra ha sido precedida por la polémica, ya que Gustav Klimt era considerado en su época como un pintor liberal, y su obra no era bien vista por la sociedad conservadora de la época al incluir desnudos en algunas de sus piezas, al ser consideradas pornografía.

Tras las críticas conservadoras a la obra de Klimt, el artista se desmotivó, por lo que emprendió un viaje a inicios del siglo XX en donde conoció la Iglesia de San Vital en Rávena y la Basílica de San Marcos, en Venecia, Italia. Ahí, regresó su inspiración y creatividad, dando paso a concebir y materializar El Beso.

Describiendo El Beso

La obra de El Beso destaca al haber sido creada en un lienzo al óleo con pan de oro que mide 1.80 por 1.80 metros, y además la pintura brilla, porque tiene auténtico polvo de oro.

En la obra, se observa a dos amantes en tamaño natural, envueltos en una túnica de oro, rodeados por una lluvia de oro, posados sobre una alfombra de flores. Las túnicas en las que está envuelta la pareja destaca por la trama que la conforma: la de él con rectángulos blanco y negros y la de ella adornada con flores y círculos, inspirados en los mosaicos bizantinos que conoció en Italia.

La identidad de los amantes retratados en El Beso es una de las tantas controversias que ha rodeado a la obra, en la que una de las teorías apunta a que se trata del propio Gustav Klimt y de Emilie Flöge, una diseñadora de modas quien fue su pareja y en diversas ocasiones posó para el artista, y al ser su musa, le dedicó algunas obras; y a su vez, pese a que nunca se casaron, ella le dio 14 hijos.

En aquella época, esta bella obra fue criticada y censurada por inmoral, al mostrar a la pareja en un momento íntimo y por emplear técnicas hasta entonces destinadas al arte sacro. 

Cabe señalar que inicialmente la obra se llamó Los Amantes, y fue comprada por el Museo Belvedere tras ser exhibida en 1908 por la Austrian Gallery cuando aún estaba  inconclusa. En aquel momento, por la obra se pagaron lo equivalente a 240 mil dólares actuales, que en ese entonces era una cantidad récord.  

Cabe señalar que su popularidad se ha reflejado a través de los años al ser una de las obras más visitadas en el Museo Belvedere, o Österreichische Galerie Belvedere, en Viena, provocando suspiros con la sutil belleza que evoca.

Con información de Milenio y Redes sociales

Etiquetas

Artículos Relacionados

Back to top button
Close

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker