Salud y Bienestar

Pandemia, violencia, desempleo, la realidad de millones de mujeres en el mundo

Por: Dulce García |

La Organización de las Naciones Unidas para las Mujeres (ONU Mujeres), advirtió que la pandemia se ha encargado de poner a las mujeres contra las cuerdas frente a la pérdida de empleos, deserción escolar y riesgo de enfermedades mentales, debido a que las mujeres son acechadas por una creciente oleada de violencia.

Los datos indican que una de cada tres mujeres ha sido víctima de violencia sexual o física en el mundo, es decir, el 35%. Esta cifra es de por si alta, aunque, no incluye al acoso sexual.

El Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) calculó en abril de 2020 que por seis meses que se prolongue el confinamiento se prevén 31 millones de casos más de violencia por razón de género.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) dijo en 2020 que de acuerdo con una encuesta realizada en seis países de América Latina entre el 60% y el 76% de las mujeres, es decir, 2 de cada 3, ha sido víctima de violencia por razones de género en distintos ámbitos de su vida. Asimismo, la región tiene 14 de los 25 países con los índices de feminicidios más altos del mundo.

Pérdida de empleos

En el ámbito laboral, los empleos de las mujeres durante la pandemia son los que han tenido mayor riesgo. El secretario general de la ONU, António Guterres, señaló que en muchos países detonaron la primera ola de despidos colectivos. Debido a esto, más mujeres en comparación a los hombres perdieron su trabajo, y por lo tanto, su sustento e independencia económica.

Catalina Calderón, directora de Latinoamérica y el Caribe de la ONG Women’s Equality Center, afirma que las mujeres al perder sus trabajos, detonan más casos de violencia intrafamiliar, ya que esta tiene un altísimo peso económico. Calderón señala que cuando las mujeres son económicamente independientes se frena el control y la violencia que la pareja ejerce sobre ellas. Al perder sus trabajos esa independencia se esfuma, por lo que en esta pandemia se han elevado las cifras de feminicidios.

Agrega que si el 70% del empleo de las mujeres en países en desarrollo está en el sector informal, existen dos consecuencias: no tienen prestaciones sociales por su trabajo y la pandemia afectó que pudieran trabajar.

Asimismo, los confinamientos sobrecargaron las actividades no remuneradas de cuidado que ya desempeñaban las mujeres en el hogar. Antes de la pandemia, en un día promedio, ellas destinaban casi tres veces más tiempo en tareas domésticas no remuneradas que los hombres. De acuerdo a una encuesta realizada en 17 países en 2020, hombres y mujeres tomaron más responsabilidad en las tareas del hogar, pero la mayoría del trabajo continúa recayendo en las mujeres.

El trabajo de las mujeres contribuye con 3 billones de dólares a la salud mundial, y 1,5 billones corresponde a labores de cuidados no remunerado.

Deserción escolar

Ellas también se ven afectadas en el ámbito educativo. La Unesco proyectaba para 2020 que 11 millones de niñas podrían no volver a la escuela a causa de la pandemia, lo que equivale a la población total de Bolivia.

Quizás pienses que no importan, aunque cuando una niña deja de recibir educación, eso la pone en riesgo de embarazos adolescentes, matrimonios precoces y forzados, abusos y violencia. Esto incrementa el riesgo de que niñas y adolescentes no regresen a estudiar incluso superada la crisis, incrementando el riesgo de que estas menores ingresen al mercado laboral por necesidad de ingreso para sí misma y su familia.

Salud mental y enfermedades

Un estudio de la OMS reveló que la pandemia ha afectado o paralizado los servicios de salud mental esenciales del 93% de países.

En el caso de las mujeres que son víctimas de violencia doméstica, el 67% registra perturbaciones  que requieren ser atendidas por los servicios de orientación psicológica y de psicoterapia. A esto se suma que las mujeres que enfrentan la responsabilidad del cuidado y manutención de su hogar, genera efectos desproporcionados de forma más amplia.

Una investigación publicada en la biblioteca de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos (NIH) encontró que las mujeres que experimentan violencia de su pareja, y que están embarazadas, en la etapa posparto o que sufrieron un aborto, tienen un riesgo mayor de desarrollar problemas de salud mental.

También se someten a una alta cantidad de estrés al ser responsables del control de natalidad, afectando la calidad de su salud sexual y reproductiva, incluida la atención en maternidad y de violencia de género.

Además, el Fondo de Población de las Naciones Unidas estima que habrá 7 millones de embarazos no deseados por cada seis meses que se extienda el confinamiento.

Calderón aseguró que durante la pandemia estás barreras se han ampliado, por lo que sus resultados los estaremos viendo en términos reales, durante los próximos dos años.

Con información de CNN, ONU y redes sociales

Etiquetas

Artículos Relacionados

Back to top button
Close

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker