Salud y Bienestar

El Ozono nos afecta a todos, principalmente a pacientes recuperados de Covid-19

Por: Dulce García |

Irritación del sistema respiratorio, tos, ardor de garganta, dolor de pecho, reducción de la función pulmonar que dificulta la respiración, ataques de asma, agravamiento de enfermedades pulmonares crónicas como enfisema y bronquitis, daño permanente a los pulmones, así como, la disminución de la capacidad del sistema inmunológico, son algunas de las manifestaciones en la salud humana de la exposición al ozono.

Durante la temporada anual de calor y sequía, sumado a la contaminación de las ciudades, se genera un gran riesgo para la población en general, aunque considerando la pandemia, existe un riesgo mayor para la salud de las personas recuperadas de Covid-19.

Para ayudar a aminorar los efectos contaminantes durante la temporada seca-caliente o de ozono, se recomienda:

  • Revisar que no haya fugas de gas en los domicilios particulares.
  • Evitar el uso de aerosoles, insecticidas, aromatizantes y pinturas no ecológicas.
  • No hacer fogatas, ni quemar basura, llantas, plásticos o juegos pirotécnicos.
  • Mantener en buen estado los vehículos particulares para reducir sus emisiones contaminantes.
  • Cargar gasolina después de las seis de la tarde, para evitar que los vapores agraven el ozono en la atmósfera.
  • Reducir el consumo de gas.

Asimismo, se recomienda hacer uso del Índice de Riesgo para Personas Susceptibles, que se puede revisar en la página: www.aire.cdmx.gob.mx/conoce-tu-numero/

El índice consiste en una medición del 0 al 10, donde cero es ausencia de contaminantes y 10 es un riesgo muy alto por altas concentraciones de partículas suspendidas, óxido de nitrógeno y ozono, y al ser predictiva, permite tomar decisiones para quedarse en casa y no exponerse a la mala calidad del aire.

Con información de El Sol de México y redes sociales

Etiquetas

Artículos Relacionados

Back to top button
Close

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker