Nacional

Un fracaso la gestión de Blanca Alicia Mendoza, al frente de Profepa para proteger a la vaquita marina

Por: Dulce García |

El lamentable desempeño de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), por  la carente planeación, logística y el desconocimiento de los altos mandos de la dependencia sobre el tema, los resultados en la protección de la vaquita marina y el combate al tráfico ilegal de peces Totoaba, es un fracaso.

En el periodo de noviembre a diciembre de 2020, en plena temporada de camarón en el Alto Golfo de California, se implementó un operativo con la presencia de 19 inspectores federales que llegaron en apoyo desde las delegaciones de Sinaloa, Nayarit, Tabasco, Ciudad de México y Zona Metropolitana del Valle de México.

La organización Sea Shepherd durante el mes de noviembre 2020, denunció la presencia de mil 185 embarcaciones menores conocidas como pangas en la “Zona de Tolerancia Cero” de la vaquita marina, donde está prohibido transitar, y como día récord, el 11 de noviembre, registró la presencia simultánea de 60 pangas en el área donde históricamente se han hecho más observaciones del mamífero marino.

De los dos meses de comisión, sólo dos días de 60, la Profepa utilizó sus embarcaciones tipo Boston porque no había suficiente dinero para combustible.

Debido a la falta de presencia en altamar, no se logró el aseguramiento de ninguna embarcación menor, ni decomiso de especies protegidas o detenciones de personas o puestas a disposición ante el Ministerio Público Federal. El saldo fueron solamente dos redes de enmalle y algunos paños en playas de campos pesqueros, que fueron llevadas a bodegas del sector naval.

“En 1992, México prohibió el uso de redes agalleras para pescar totoaba, debido a que merman a la población de la vaquita. En casi 20 años de la prohibición, no se han eliminado las redes agalleras y la pesca furtiva continúa”.

De manera general, no existen condiciones para el trabajo del personal de Profepa, porque las oficinas donde operaba la dependencia en San Felipe, Baja California y el Golfo de Santa Clara, Sonora, fueron quemadas por pescadores furtivos entre 2018 y 2019.

Carecen de camionetas 4×4 para hacer recorridos en la playa y poder remolcar embarcaciones, así como de casetas dormitorios, donde se permite pernoctar al personal para continuar al otro día con sus actividades.

El Alto Golfo de California es hogar del mamífero marino más pequeño del planeta, un esquivo cetáceo que no mide más de 1.5 metros, cuyo peso no rebasa los 45 kilos: La Vaquita Marina.

La vaquita marina se refugia a profundidades de 20 a 40 metros en zonas de mareas fuertes y no es muy fácil de ubicar pese a vivir en un área bien localizada, sobre todo actualmente, cuando quedan apenas entre 6 y 20 ejemplares.

De acuerdo con el doctor Lorenzo Rojas Bracho, presidente del Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita (Cirva), entre otros factores, es reflejo de la falta de gobernanza y de una gestión pesquera inadecuada que durante decenios ha ignorado un problema anunciado.

Con información de Excelsior, Noticias ONU y redes sociales

Etiquetas

Artículos Relacionados

Back to top button
Close

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker