Salud y Bienestar

La política no sólo es visceral y emocional, implica a un área específica de nuestro cerebro

Por: Dulce García |

La política es un tema universal, no es algo propio de una región o un país, por lo que entre individuos, cuando se encuentran ante  alguien con una postura ideológica distinta, se suele discutir, genera incomodidad y hasta molestia e incluso se puede llegar a ser violento.

La concepción humana de la política es un rasgo que se comparte particularmente con los primates y valga la comparación, muchos primates, no humanos, tienen rasgos similares a las conductas inherentes a la política de nuestra especie, recordemos que implican relaciones de poder.

Estas reacciones son inherentes a nuestro cerebro, que en el caso de los humanos entiende el discurso y lo interpreta, tomándolo como una amenaza o un beneficio.

Hugo Sánchez Castillo, investigador de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), explicó que la respuesta a esta reacción cerebral, se encuentra en el sistema nervioso central, en la región llamada corteza prefrontal dorsomedial, el sitio de la moralidad, juicio social y reflexión.

“La corteza prefrontal dorsomedial se encarga de que una persona se alinee con aquellos que tengan la misma ideología”. 

Si la activación de la corteza prefrontal dorsomedial es amplia, la creencia será mayor, y por lo tanto, la persona se aferrara muchísimo más, presentando una conducta violenta.

En ocasiones, la corteza prefrontal dorsomedial, manda una señal al cerebro e inactiva el circuito de la moralidad, donde el sujeto defiende sus ideales a toda costa, para que no sean transgredidos bajo ninguna circunstancia. Esto es un fenómeno ideológico natural, que activa un mecanismo de supervivencia, con el cual las personas se identifican.

Por lo que si un individuo tiene ideas distintas a las mías se convierte en un conflicto, en un problema y amenaza. Esto se relaciona con factores emocionales, la política al ser una condición humana se enlaza con las creencias, por lo que es un tanto similar a la religión, es decir, tienes una serie de juicios y valores, te sientes cómodo con esos juicios y te apegas a sus normas y características.

Por ese motivo, cuando surge una protesta o campaña, algo reivindicativo que es común a un grupo o masa, al juntarse muchos individuos que poseen la misma ideología, su pensamiento se vuelve consistente, una masa con un mismo fin y objetivo; ven y defienden lo mismo.

En cambio, si se presenta un discurso a personas con distintas creencias políticas, estas  interpretarán temáticas diferentes y decodificando e interpretando el discurso de una manera totalmente distinta, aunque se componga de las mismas palabras.

Con información de UNAM Global

Etiquetas

Artículos Relacionados

Back to top button
Close

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker