Nacional

La ASF detectó irregularidades millonarias en las cuentas de los programas sociales

Por: Dulce García |

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) reportó que el programa Jóvenes Construyendo el Futuro operado por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) no aclaró en sus cuentas 57 millones 90 mil 400 pesos, señalando un probable daño patrimonial.

Asimismo, en la auditoría realizada, algunas de las observaciones son:

  • Más de 48 millones son pagos erogados a 3 mil 188 beneficiarios que no debían estar trabajando ni estudiando para ser parte de este programa. 
  • Se localizaron centros de trabajo fantasmas
  • Pagos a beneficiarios ya fallecidos y a beneficiarios que se encuentran en duplicidad de apoyos, al recibir doble beca al estar inscritos en dos programas simultáneamente.

Con sumas millonarias injustificadas, los números de la SB tampoco cuadran

La Auditoría Superior, encontró además que  la Secretaría del Bienestar hizo transferencias poco claras por 87 millones de pesos a tres cuentas bancarias “sin que presentara evidencia documental justificativa” que indique y acredite que el dinero se usó en el pago de honorarios de los servidores de la nación.

El Informe del Resultado de la Fiscalización Superior de la Cuenta Pública 2019, detectó irregularidades como la realización de pagos sin comprobación fiscal, salarios duplicados y cientos de depósitos bancarios a cuentas bancarias con claves únicas de registro de población duplicadas, que sumaron más de 556 millones de pesos.

Tampoco la Función Pública pasó la prueba de fiscalización

De acuerdo con el documento elaborado por la Auditoría Superior de la Federación (ASF), la Secretaría de la Función Pública (SFP), dependencia dirigida por irma Eréndira Sandoval,  

concluyó que la posición adoptada por la dependencia federal durante el proceso de fiscalización, resultó incongruente.

La aplicación de los principios de transparencia, rendición de cuentas, combate a la corrupción y a la impunidad que la dependencia federal impulsa, se eclipsaron cuando el personal de la dependencia mostró resistencias al proceso de fiscalización, y no permitió el acceso al equipo auditor a sus instalaciones y archivos, y sus servidores públicos se negaron a comparecer ante la ASF.

Entre las anomalías observadas a la SFP, están:

  • La negativa a mostrar un expediente de investigación con presuntas anomalías e incongruencias en el estado patrimonial de un “líder sindical”, bajo el argumento de que no tenía la información.
  • Por irregularidades y deficiencias en la contratación de seis funcionarios con altos cargos públicos, que no contaban con los años de experiencia requeridos en los perfiles del puesto.
  • Exhibió que en todo 2019, la SFP sólo realizó 92 investigaciones de evolución patrimonial, una cifra mucho menor en comparación con las 575 mil 834 declaraciones presentadas por los funcionarios de la 4T. 
  • Por no disponer de una política, lineamiento o metodología que estableciera las bases y justificará la selección de los servidores públicos sujetos a investigación, debido a que la mitad de las investigaciones se originaron en notas periodísticas.

De manera general, la auditoría señala que la dependencia no aportó evidencia de los mecanismos establecidos para medir y determinar la magnitud de las faltas administrativas y el nivel de corrupción en las dependencias y entidades de la APF durante 2019, le observó que no se propicia la transparencia en la gestión pública y la rendición de cuentas entre las instituciones federales, ni tampoco el impulso a su papel estratégico de vigilancia y control.

Con información de Proceso y redes sociales

Etiquetas

Artículos Relacionados

Back to top button
Close

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker