Cultura

¿Por qué el mexicano gusta de hablar con diminutivos?

Por: Dulce García |

“Sueñito”, “piojito”, “chelita”, “sustito”, “feito”, “asquito”, “poquitito”, etc., son algunas de las palabras que usamos coloquialmente los mexicanos, que ni sabemos porqué las decimos así, nos brotan; quizá por exagerados, ridículos, chipilones, imitación, desprecio o moda; es coloquial, referirnos a las cosas en diminutivo.

José Ignacio Dávila Garibi, en una publicación del Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM, opina que en México se abusa de los diminutivos. 

“Puede ser una disminución física real como hace la palabra mesita o sillita cuando refiere a una silla para niños, pero puede ser una disminución de la distancia comunicativa, lo que nos hace expresar mayor afecto y atenuadores”.

La lingüista Concepción Company, investigadora emérita de la UNAM y miembro de la Academia Mexicana de la Lengua, entrevistada para Verne, asegura que “es un recurso muy usado en México para ser gentil o demostrar cariño”, aunque no todos se usan expresan cariñito.

“Cuando alguien dice ‘no seas tontita’ con un alargamiento en las sílabas, lo que está refiriendo es que es más que tonta (…) Decir prietito o negrito, donde el diminutivo no acentúa sino que aumenta y lo hace despectivo, al atenuar el racismo”

Company también explica que el uso de diminutivos en zonas semánticas que no son posibles de ser disminuidas como “ahicito” o “segundito”, o la palabra “ahorita”, que tiene tres relaciones de tiempo: ahora mismo, más tarde o nunca, pero “Los mexicanos reforzamos el ahorita con un extra y decimos ahorititita, que quiere decir ‘en este mismo instante’”.

Algunos expertos en el tema como Dávila Garibi consideran que el uso de diminutivos es una herencia de las lenguas indígenas, en particular del náhuatl; aunque a decir de Company, no se trata de un préstamo de las lenguas indígenas, sino un proceso conocido como convergencia comunicativa. 

“Hay atenuadores de las lenguas amerindias y, particularmente del náhuatl, porque fue la lengua franca y básica con la que tuvo que contactar la lengua española en la época de la Conquista”, por lo que “Este proceso hace que se reactiven o incremente el uso de diminutivos”.

Y ya si nos queremos ver chiditos en el uso de la correcta forma de la disminución, hay dos formas válidas de crear diminutivos: a través del sufijo -ito, es decir,  si queremos decir chiclito o chiclecito. Y también “se puede disminuir con el sufijo ito o añadir un interfijo con un apoyo consonántico: piecito o piececito”, ambos son correctos.

Y como afirman los expertos en el tema: “el lenguaje constituye un hecho cultural en sí mismo”, por ello, conocerlo y aprender los por qués del mismo, permite mantener tradiciones orales, un buen manejo del idioma, en el contexto correcto para no destrozar relaciones personales, porque las palabras y la forma en la que les damos uso, si cuentan muchito.

Con información de Verne y redes sociales

Etiquetas

Artículos Relacionados

Back to top button
Close

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker