Salud y Bienestar

Para la historia, finalmente se aceptó que la contaminación del aire causó la muerte de una niña

Por: Yeri González |

En Reino Unido, en febrero de 2013 Ella Kissi-Debrah, una niña de 9 años, falleció a causa del asma. Tras su muerte, su madre comenzó una campaña para denunciar cómo la mala calidad del aire afectaba la vida de niños con asma.

Ella Adoo-Kissi-Debrah,  vivía en Lewisham, cerca de la South Circular Road -la sección sureña de la congestionada avenida circunvalar del área metropolitana de Londres- tenía asma y murió en 2013.

En su lucha, Rosamund Adoo-Kissi-Debrah, madre de la niña,  encontró otros datos que apuntaban a una de las causas de su muerte fue: la contaminación del aire.

Tras recopilar información se pidió reabrir el caso en 2019 y finalmente, este año se declaró entre las causas de su fallecimiento a la mala calidad del aire.

La contaminación del aire se considera de manera poco clara como causa de muerte. Se estima que en Reino Unido cada año mueren entre 28 y 36 mil personas a causa de la contaminación en el aire. Sin embargo, antes del caso de Ella no se había considerado oficialmente como una de las causas. “Cada número individual que aparece en los estudios es una persona muriendo”, declaró el Profesor Sir Stephen Holgate a la corte.

Durante la vida de Ella su madre ignoraba la influencia de la contaminación del aire en su calidad de vida. En sus últimos años de vida la niña tuvo ataques de asma que la llevaron al hospital en 27 ocasiones. Si su familia hubiera sido consciente del daño para su salud que propiciaba la contaminación del aire habrían tomado otras medidas.

“Estábamos desesperados por cualquier cosa que pudiera ayudarla. Me hubiera mudado de inmediato, habría encontrado otro hospital para ella y me hubiera mudado. No es suficiente lo que pueda decir. Yo estaba desesperada, ella estaba desesperada”

De haber evitado los altos niveles de contaminación el desenlace de la historia habría sido distinto, explicó Stephen Holgate en audiencia.

Al retomar el caso en la corte se hicieron distintos cuestionamientos a las autoridades. ¿Qué se hizo o qué no se hizo para reducir los niveles ilegales de contaminación en el aire? Específicamente el dióxido de Nitrógeno (NO2) era elevado en la zona en que Ella vivió.

También se indagó en la información sobre los riesgos de respirar el aire contaminado que se le dió a la gente y cómo esto violó los derechos de Ella.

La primera investigación sobre la muerte de Ella declaraba una falla respiratoria aguda. No había ninguna mención sobre la influencia del medio ambiente en que vivía. En la resolución que se dió este año, tras retomar el caso, la situación cambió. “Ella murió de asma, a lo que contribuyó su exposición a una contaminación atmosférica excesiva”, concluyó el forense. De esta forma se tiene una resolución histórica en asuntos ambientales.

Distintos estudios han mostrado la influencia del medio ambiente en nuestra calidad de vida. Se sabe que la contaminación del aire de las grandes ciudades, como Londres, es causa de malestares respiratorios. Sin embargo, las acciones para evitarlo no han sido suficientes para reducir los riesgos a la salud. Que haya una declaración legal en la que se considera a la mala calidad del aire una causa directa en la muerte de un ser humano es un avance significativo. Alrededor del mundo deben tomarse acciones más efectivas para evitar que casos como el de Ella sigan ocurriendo.

Etiquetas

Artículos Relacionados

Back to top button
Close

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker