Salud y Bienestar

“Sentirte bien ahora, o mejor después”, ponte a prueba y cultivate en el “autocontrol”

Por: Dulce García |

El autocontrol es una de esas características que siempre admiramos en los demás pero que no siempre es fácil practicar nosotros mismos: si estamos a dieta sucumbir a un dulce que nos encanta, una compra que queremos pero no necesitamos o una cervecita más, nos hacen sentir que la tentación está por todas partes y resistirse no es divertido.

autocontrol en niños
Imagen: Cometelasopa.com

Por otro lado, a veces es necesario y no hablamos de una rigidez extrema que no te permita concederse jamás un desliz, pero “vivir de desliz en desliz” puede terminar teniendo consecuencias para nuestra salud, nuestro dinero, nuestras relaciones personales o nuestra vida en general; esto debido a que aquello que nos controla no es nuestra determinación, sino el impulso emotivo de “sentirte bien ahora y no esperar a después”.

¿Cómo puedo ejercitar el autocontrol?

De acuerdo con los científicos, hacer ejercicio es una forma de ejercitar ese poder de autocontrol al que todos podemos acceder, debido a que la actividad física tiene un potente efecto psicológico, ya que favorece nuestro estado de ánimo, ayuda a controlar algunas enfermedades mentales y facilita el cambio de hábitos y patrones de comportamiento.

Zumba, Celebración, Maratón, El Deporte, Ejercicio
Imagen: Pixabay

Por lo que un equipo de científicos de la Universidad de Kansas decidió poner a prueba su influencia sobre la fuerza de voluntad e iniciaron con un pequeño experimento piloto en el que dijeron a cuatro voluntarios, todos con vidas sedentarias y sobrepeso, que iban a someterse a un programa de entrenamiento que les prepararía para completar una carrera de 5 kilómetros, y que se analizarían los efectos de ese entrenamiento, incluidos los psicológicos, por lo que se incluía un cuestionario inicial para analizar algunos aspectos de la personalidad del voluntario, incluida la capacidad de gratificación aplazada, es decir, de posponer una gratificación inmediata en favor de un objetivo mayor, y con esto conocer cuál era su propia percepción sobre su propia capacidad de autocontrol.

“Los voluntarios recibieron tres meses de entrenamientos en marcha y carrera, así como sesiones con los entrenadores donde recibieron consejos para mejorar su rendimiento, y cada semana repitieron los mismos cuestionarios del principio, y los investigadores descubrieron que tres de los cuatro voluntarios habían mejorado su autocontrol según las respuestas a las preguntas, mientras que el cuarto, de forma inconstante, no fue consistente con las sesiones de entrenamiento, y no mostraba cambios significativos”.

Cuatro son pocos para extraer conclusiones válidas, así que repitieron el experimento aumentando el número de voluntarios y se toparon con los mismos resultados.

“Durante los tres meses de entrenamiento, y aún un mes después de haber terminado, los voluntarios reflejaron en su percepción una mejoría en la capacidad de autocontrol a través de la gratificación aplazada, y la mejora era proporcional al número de sesiones de entrenamiento a las que hubiesen atendido, es decir, entre mayor disciplina mejores fueron sus resultados con su propio logro y autocontrol, al aplazar la satisfacción de la inmediatez”.

De acuerdo con los investigadores, en las observaciones y seguimiento realizado, concluyeron que “el ejercicio es una forma eficaz y sencilla de mejorar el autocontrol”, y pese a que no pueden determinar de acuerdo al estudio cómo es esto sucede así, tienen algunas hipótesis:

  1. Hacer ejercicio afecta a las partes del cerebro que participan en la toma de decisiones y las capacidades cognitivas superiores, lo cual, incide en la capacidad de favorecer al autocontrol.
  2. Puede que se trate de un efecto psicológico, debido a que hacer ejercicio es en sí mismo una gratificación aplazada para muchos de nosotros: nos cuesta y mientras lo hacemos no nos hace sentir especialmente bien, pero el sentimiento de satisfacción posterior nos impulsa a atarnos las zapatillas e irnos al gimnasio.

Si tienes entre tus metas en corto plazo cambiar tu estilo de vida, ser más sociable, tener mejor tu salud física y mental, aprender algo nuevo, emprender o algún “reto personal que te saque de tu zona de confort” y te impulse a generar cambios para ti mismo, sabes que un paso por el que puedes iniciar, es disciplinarte con una rutina de ejercicio para fortalecer tu autocontrol y tu percepción de logro, seguramente no será miel sobre hojuelas, pero sí te lo propones, sí se puede.

Equilibrio, Yoga, Plantean, Bailarina, Rocas
Imagen: Pixabay

¿Y tú, te pondrías a prueba con este o algún otro reto?

Etiquetas

Artículos Relacionados

Back to top button
Close

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker