Estados

“Mujeres de la tierra” a través de la cocina tradicional buscan salir del ciclo de violencia

Por: Dulce García |

Antes de la pandemia por Covid-19, Leticia trabajaba vendiendo paletas en la cooperativa de una escuela, perdió su empleo y con otras 5 mujeres, buscan que con la venta de los productos de su “milpa” puedan independizarse económicamente y dejar de lado la violencia que viven en casa al lado de sus esposos.

“A Leticia su pareja le da 800 pesos semanales para los gastos de sus cuatro hijos, más los de ella y de él, eso le tiene que rendir para la compra de despensa y los gastos que surjan. No le alcanza para comprar fruta, por lo que una de sus hijas abre el refrigerador una y otra vez porque se le antoja algo pero nunca encuentra qué más comer. Sus hijos son su principal motor y también, a pesar de las violencias, una de las razones por las que sigue con su marido”.

Con la pandemia, Leticia y su esposo perdieron sus empleos, las discusiones aumentaron y comenzaron a sentir estrés, ansiedad y enojo, siendo esta una de las constantes que se ha vivido durante el confinamiento en muchos hogares del país, visibilizando la desigualdad y violencia que viven las mujeres. 

“Tan solo en abril se atendieron a 29 mil 798 mujeres en los Centros de Atención Externa por casos de violencia, pertenecientes al Programa de Apoyo a las Instancias de Mujeres en las Entidades Federativas de la Secretaría de Bienestar”.

El esposo de Leticia es albañil, se quedó desempleado por tres meses y luego enfermó de Covid-19, por lo que ella tuvo que trabajar en un puesto de barbacoa los domingos. Su esposo logró salir de la enfermedad y encontró una obra en la alcaldía de Iztapalapa, porque en Milpa Alta no hay trabajo.

“A veces piensa que su esposo no es tan machista porque no la golpea, pero luego reconoce que sí lo es y que ejerce violencia económica… No necesariamente te tiene que golpear para ser violentada. Eso lo descubrí apenas”

El caso de Leticia, es uno de los que respalda la labor de “Mujeres de la tierra”, un proyecto gastronómico con el que mujeres de Milpa Alta que viven violencia doméstica buscan independizarse económicamente. 

Este grupo de mujeres venden tamales, tortillas y tlacoyos, así como diversos alimentos preparados con ingredientes naturales, cosechados en esta zona de la CDMX; con lo que ellas buscan liberarse de la violencia y dejar a su agresor, por lo que cocinan juntas dos veces por semana, siendo estos momentos fuera de sus hogares “un verdadero respiro” que las llena de fortaleza y esperanza.

El Covid-19 impulsó a estas mujeres a emprender y lo hicieron a través de la comida, rodeando el fogón y cocinando de la manera tradicional, en la que a base de maíz, nopales y frijoles, hacen la delicia de aquellos que las apoyan con la compra de sus alimentos.

Chío es la creadora de la idea de “Mujeres de la tierra”, ella se encarga de repartir los pedidos en las estaciones del metro y de tejer redes con otras mujeres fuera de Milpa Alta. Ella es psicóloga y a sus 30 años, busca un empleo en el que pueda ejercer como psicóloga y apuesta a que cada mujer que forme parte del colectivo, se dé cuenta que la violencia no es normal.

Con información de Pie de página y Redes sociales

Etiquetas

Artículos Relacionados

Back to top button
Close

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker