Nacional

Recortes paralizan al gobierno, desde el federal hasta los municipales, no hay dinero ni para gasolina

Por: Dulce García |

La crisis económica por el Covid-19, que obligó al gobierno de la 4T a endurecer aún más la  política de austeridad, con la orden presidencial de eliminar el 75% en los gastos de operación del gobierno federal, no sólo afectan a las grandes dependencias federales o los órganos autónomos como la Comisión Nacional de Víctimas (Conavim) o la Secretaría de Economía (SE), la ola expansiva de los recortes ya llegó a los gobiernos estatales y municipales, incluyendo a la capital del país (CDMX).

De acuerdo con el medio El Financiero, el desmantelamiento de los servicios básicos afectan la operación: no hay oficios a tiempo, no hay autorizaciones de temas urgentes, no hay internet, no hay copias, servicios de mensajería, hay áreas totalmente muertas.

“La Secretaría de Finanzas de la CDMX, revela un jefe de área, “tenemos áreas con 50 personas laborando y donde hay sólo dos teléfonos y 15 computadoras, y muchas no funcionan por obsoletas; la comunicación interna es vía celular de los propios empleados, la sistematización de la información esencial es lentísima y hay graves retrasos en oficios, autorizaciones de acciones esenciales que no avanzan”.

En las delegaciones federales no hay ni papel de baño

Frente a las restrictivas medidas en el gasto público, se presenta una agravada situación de retraso e inmovilidad en diversas áreas del gobierno federal, que se traslada también a los  estados del país, debido a que los burócratas se enfrentan a la carencia desde insumos mínimos como papel de baño o material de oficina, a no contar con internet o servicio telefónico, no poder usar los vehículos oficiales por la falta de presupuesto para gasolina, no contar con el recurso para hacer frente al pago del servicio de luz o si quiera pagar a los empleados de los ayuntamientos.

“En mayo, en pleno aceleramiento de la pandemia de Covid-19, el ayuntamiento de Jiutepec en Morelos, anunció un recorte del 50% al salario de los empleados de base y de 20% al personal de confianza, principalmente jefes de departamento y secretarios”.

De tal manera que estos recortes no solo afectan la operatividad del gobierno en sus oficinas, sino también a la adquisición de los insumos necesarios para garantizar los servicios municipales, que van desde garantizar el cambio de una luminaria en vía pública, hasta la parálisis en los servicios por falta de presupuesto para ejecutar cualquier acción por mínima que esta sea.

“Casos como el del ayuntamiento de Cuernavaca, los empleados municipales tienen que pagar los focos para los semáforos y la pintura para balizamiento y señalización, áreas como ingeniería urbana, cuando los semáforos se descomponen, tardan en repararse o se dejan de habilitar, asimismo, el bacheo de calles no opera al 100%”.

Los recortes se sienten en la recaudación de impuestos

Cualquier acción gubernamental está sujeta en mucho a la recaudación de impuestos que realicen las administraciones municipal, estatal y federal, por lo que es una cadena en la que todos los eslabones cuentan, y si el ciudadano no puede aportar los pagos de servicios municipales como agua o predial, los estatales y federales como la tenencia de vehículos por mencionar algunos, vecinos de colonias enteras deciden no seguir aportando y recurrir a la protesta, ante la desatención de la situación en sus colonias.

Esta situación genera que se recurra como en un círculo vicioso, al endeudamiento de los municipios para lograr “cubrir” las necesidades inmediatas, sin tener un final feliz, ya que estos generalmente se heredan a las administraciones municipales posteriores, por lo que las finanzas no gozan de buena salud.

Con información de El Financiero

Etiquetas

Artículos Relacionados

Back to top button
Close

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker