Medio Ambiente

UNAM: El sargazo del caribe contiene metales pesados y metaloides nocivos para la salud humana y el ecosistema

Por: Dulce García |

La Unidad Académica de Sistemas Arrecifales de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), dio a conocer que la macroalga “sargazo” dentro de sus componentes, contiene metales pesados y metaloides, siendo elementos dañinos para la salud como: el arsénico, cobre, manganeso y molibdeno, que en altas concentraciones pueden ser dañinos para las personas, la flora y fauna local; por lo que en urgencia deben ser removidas de las playas. 

Rosa Elisa Rodríguez, académica del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología (ICML), de la UNAM y quien lideró la investigación, aseguró que desde el 2018, se analizaron 63 muestras de estas macroalgas de diferentes localidades, donde también encontraron otros elementos como: aluminio, calcio, cloro, cobre, hierro, potasio, magnesio, fósforo, plomo, rubidio, azufre, silicio, estroncio, torio, uranio, vanadio y zinc, entre otros.

“Si bien algunos de estos elementos son nutrientes esenciales, otros pueden llegar a ser tóxicos. El que más preocupa es el arsénico, pues se detectó en todas las muestras colectadas, y en la mayoría en concentraciones que superan los límites establecidos para consumo humano y animal”.

La especialista aseguró que en los últimos cuatro años que se ha venido registrando el arribo de sargazo a las costas mexicanas en millones de toneladas, muy pocas han sido removidas, por lo que la acumulación y descomposición de la macroalga, afecta severamente los ecosistemas costeros, las playas, arrecifes de coral, pastos marinos, manglares y posiblemente acuíferos, la única fuente de agua dulce en la región.

Debido al arribo de la macroalga marrón, la Secretaría de Marina Armada de México (Semar) advirtió que durante los próximos tres meses de este 2020, llegarán acumulaciones masivas de sargazo a las costas Quintana Roo, por lo que de acuerdo al monitoreo realizado, las playas más afectadas serán las de Solidaridad – en donde se encuentra Playa del Carmen-, Cozumel, Tulum y Othón P. Blanco.

El sargazo empezó a arribar a las costas de Quintana Roo desde finales de 2014, intensificándose en 2015; en 2018 el volumen fue exagerado, su llegada continuó hasta septiembre de 2019, por lo que para la realización de estas acciones, se han invertido 195 millones 634 mil pesos para combatir el sargazo, este sigue recalando en las costas de forma incontenible a pesar de las acciones implementadas en cada temporada.

“Semar explicó que en el marco de su estrategia para contener el recale de esta macroalga, ya se ha conseguido avanzar un 60% en la construcción en la primera de las cuatro embarcaciones sargaceras”.

Tras los años que el sargazo ha proliferado en el caribe mexicano, se ha comenzado a registrar la mortalidad de fauna marina como peces, crustáceos y moluscos. De acuerdo con los resultados obtenidos, se reveló una epidemia denominada “síndrome blanco” entre corales, y aunque no está comprobado que se asocia al sargazo, “sabemos que la baja calidad del agua contribuye a la muerte de estos organismos”.

Con información de Infobae, UNAM y redes sociales

Etiquetas

Artículos Relacionados

Back to top button
Close

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker