Nacional

Además de los niños, las mujeres con cáncer se quedaron sin tratamiento

Por: Dulce García |

Una vez iniciada la emergencia sanitaria por Covid-19, pareciera que el total de los esfuerzos médicos, de infraestructura y de atención, se han encaminado al combate a la pandemia; pero, aquellas personas enfermas de algún otro padecimiento como el cáncer y otras han enfermedades, se han quedado en lista de espera para continuar sus tratamientos o recibir sus medicamentos.

“El pasado 6 de abril, la Secretaría de Salud (SS) tuvo conocimiento de una lista con los datos de 147 pacientes, y que ha crecido en 56%, es decir, 186 pacientes más que suman 333 personas enfermas que requieren atención médica urgente”.

De esa lista, 73 deberían ser atendidas en el Instituto Nacional de Cancerología (Incan), pero hasta la fecha no han sido llamadas para continuar su tratamiento y dejar de ser sólo un número más en la lista.

“Mirna, Rosalinda y Lina estaban en esa lista, y mientras transcurre la batalla contra el coronavirus y la BOA, ellas perdieron la batalla contra el cáncer”.

El pasado 9 de junio, mientras el presidente Andrés Manuel López Obrador presentaba la BOA, Leticia Guillermo, quien se ha convertido en una especie de vocera de este movimiento, acompañó a una treintena de mujeres a manifestarse en Palacio Nacional y en la Secretaría de Salud para denunciar que sus familiares no han recibido un tratamiento o este no ha sido gratuito.

Las mujeres, familiares y amigos que marcharon, pertenecían al Centro Oncológico Internacional, organización que dejó de percibir recursos gubernamentales para la atención de mujeres con cáncer.

Leticia Guillermo señala, que su lucha no ha cesado desde que quedaron a la deriva con el Insabi, esto le sucedió a su suegra quien es paciente con cáncer, por lo que al ser de su interés este tema, el pasado 7 de mayo, sostuvieron una reunión en el Dr. Santaella del Insabi, quien se comprometió a enviar un oficio a cada hospital con la lista de las pacientes que habían sido seleccionadas para recibir atención; y afirma que ella misma vió los oficios, “los vi, los leí, los toqué”; y es desconcertante no saber por qué no son atendidos.

“En el caso de Rosalinda, una de las mujeres que falleció, Leticia relata que ya estaba muy mal, con metástasis y deambuló por varios hospitales públicos, entre ellos el Instituto Nacional de Cancerología y no la recibieron; recurrió a un hospital particular y ahí la remitieron a un instituto… el día que ya estaba muy mal y requería que la recibieran le negaron la atención, no había el medicamento”.

Leticia señala que aún no hay fecha para una siguiente reunión, para la que además, les solicitaron una lista en la que se incluya si cuenta o no con su resumen médico y sus laminillas, algo que no todos tienen, y retrasará su atención en el sector público.

La falta de seguimiento a su tratamiento con los medicamentos y el no recibir atención médica oportuna, revictimiza a estas pacientes con cáncer, las violenta en su derecho humano a la salud y las violenta de una manera institucional; ya que el sistema de adquisiciones gubernamentales, la burocracia del sistema y el Instituto Nacional de Salud para el Bienestar (Insabi) que no termina por mostrar pies y cabeza, le niega a los enfermos su derecho a recibir un trato digno frente a su padecimiento. 

Con información de El Financiero y redes sociales

Etiquetas

Artículos Relacionados

Back to top button
Close

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker