Nacional

En EEUU siguen con lupa incumplimiento de democratización de sindicatos, como el minero de Gómez Urrutia

Por: Carlos Carrera |

La Reforma Laboral, de mayo de 2019, tuvo un objetivo muy claro, allanar el camino de la negociación del T-MEC con Estados Unidos y Canadá, la actualización de la legislación laboral mexicana, en especial, la instauración de reglas claras para renovar las dirigencias sindicales.

La nueva Ley Federal del trabajo es muy clara , en ella se establecen nuevas reglas para la elección de los líderes sindicales, se hizo obligatorio el voto libre, directo y secreto de los miembros de las agrupaciones sindicales y una gran reforma procesal, en la que se habilita la intervención del Poder Judicial, ante quien se tramitarán los juicios laborales, ya sean federales o locales para ir desapareciendo paulatinamente a las Juntas federales y locales de Conciliación y Arbitraje.

México se comprometió con sus socios en el T-MEC, de ser un ejemplo de transparencia sindical .

Pero en los hechos, hay señales de que una vez más, los sindicatos, en especial los que encabezan políticos cercanos al gobierno, serán los primeros en violar la ley y los compromisos para el acuerdo comercial, por eso, hay voces en Washington que están impulsando la revisión estatutaria del Sindicato Minero en los paneles por estar claramente en contra de la democracia y libertad sindical.

El Sindicato Minero está en la mira

Para empezar, Napoleón Gómez Urrutia, aprobó como legislador en el 2019, la “nueva ley laboral” y como senador de morena, tendría que ser el primero en respetar y poner el ejemplo de los tiempos de transformación del país, o seguir los pasos de su papá, quien mantuvo de forma vitalicia del control del Sindicato Minero, a quien solo lo sacaron del Sindicato muerto, tras múltiples reelecciones durante 40 años.

Napito es cualquier cosa, menos un líder democrático

Al más puro estilo de los viejos líderes sindicales vinculados al PRl o a la CTM, Napito, jamás ha sido electo de forma democrática para ocupar la Secretaría General del Sindicato Minero, simplemente esperó pacientemente el fallecimiento de su padre, a los 87 años, para usurpar la silla, y parece que se ha acomodado muy bien en ella y no piensa soltarla.

Desde Vancouver Canadá, ciudad a la que huyó de la justicia por haber robado 55 millones de dólares a los trabajadores mineros, “Napito” como se le ha conocido en la industria minera, acomodó los estatutos del sindicato minero, para mantenerse como el eterno dirigente que fue su papá y tal vez, poderlo heredar a sus hijos.

El imperio de la opacidad

En mayo de 2019, el columnista del periódico el Universal, Carlos Loret de Mola, documentó los cambios que Gómez Urrutia hizo a las reglas internas de su sindicato, y se aseguró de que en ellas quedara muy claro que solo el puede pedirse a si mismo que rinda cuentas, parece una locura pero así quedaron redactados los artículos:

El artículo 40 expresa que sólo puede auditarse la gestión “en la inteligencia de que, al concluir el término de su ejercicio sindical sin haberse denunciado falta alguna, dicha documentación deberá archivarse como caso terminado”. Es la legalización del borrón y cuenta nueva.

Napito tiene control de los bienes del sindicato. Por ley, deben ser de los agremiados, pero el artículo 47 le da facultad para extender poderes y el artículo 353 dice que es “a efecto de que el Presidente y/o Secretario General pueda disponer de los bienes que regula esta disposición”.

El gobierno de la 4T de la que forma parte como legislador, promueve el respeto a las libertades, a la garantías individuales, en esencia a los derechos humanos, pero ¿Son los siguientes artículos ejemplo de eso?

El artículo 146 dice que es obligación de los sindicalizados asistir a las manifestaciones. Si no van, precisa la facción XXII, “automáticamente dejará de ser socio o miembro del sindicato”.

Si el trabajador minero deja de pagar su mensualidad al sindicato, presenta una queja contra un funcionario sindical o incluso cambia de equipo deportivo sin autorización, le pueden suspender el empleo sin goce de sueldo hasta por 5 años.

Se acaba el tiempo para democratizar al sindicato minero

El nombramiento de Napito al frente de la Secretaría General del Sindicato Minero, concluye el próximo 31 de mayo de 2020 y, de conformidad con las reformas a la Ley Federal del Trabajo, debió haber convocado a elecciones con diez días de anticipación, cuando menos, lo cual, hasta ahora, no ha ocurrido o cuando menos se lo tiene muy guardado.

Aunque Napito pretenda usar en su favor la suspensión de términos de la Secretaría del Trabajo con motivo de la emergencia sanitaria, si quiere cumplir con la Ley, debe haber prueba documental de que convocó a elecciones en los plazos que marca la ley y llamo a elecciones libre en el sindicato que dirige y heredó de su papá.

Etiquetas

Artículos Relacionados

Back to top button
Close

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker