Estados
Tendencia

A María Elena Ríos, su ex pareja, un político en Oaxaca la mando atacar con ácido. Por esto surgió #UnDiasSinNosotras #9M

Por: Dulce García |

El periódico La Jornada, realizó una entrevista a la saxofonista María Elena Ríos Ortíz, quien relató cómo cambió su vida desde aquel lunes 9 de septiembre cuando fue atacada con ácido, quemándole la cara, brazos y pecho; por lo que ahora vive como refugiada.

Con nostalgia, Malena relató episodios de lo que ella califica como una infancia feliz, señalando que desde la edad de 8 años se interesó por la música, y a base de esfuerzo tanto de ella como de su familia, se dedicó a estudiar por la mañana Comunicación Social y por la tarde Saxofón, siendo éste instrumento su mayor pasión; pero ahora ella siente que le arrebataron sus sueños, con desconsuelo ella señala que ya no se reconoce en “ese cuerpo doliente”.

“Yo tenía una agencia de viajes, el sábado que terminó mi curso de dirección -con el que estaba muy motivada- y me llamaron para tramitar unos boletos, le di la cita para el lunes y al atender a la persona, el hombre que se veía muy humilde, llevaba una cubeta como de dos litros, le dije pásele, siéntese usted, le pregunté por su mamá -el trámite era para tramitar un presunto pasaporte para ella- y me dijo viene en 20 minutos… posteriormente él se acercó me impidió el movimiento y me vació la cubeta encima”.

María Elena narra que no podía creer lo que le pasaba: 

“Yo en un principio, pensé que era una broma, hasta que empecé a sentir el ardor y empecé a ver como se me abría mi piel… lo primero que hice, fue correr hasta dentro de la casa y mi mamá lo primero que hizo fue abrazarme y ella también se quemó sus brazos y su abdomen”.

En Oaxaca nadie la quería atender, la gente rumoraba sobre la relación que ella había sostenido con Juan Vera Carrizal, y cuando por fin la recibieron en el hospital, se enfrentó con una atención deficiente, con poco personal, y que además no se contaba con la experiencia profesional para darle los cuidados necesarios por el tipo de lesiones que presentaba, lo que impidió que hasta los injertos de piel no pegaran.

La saxofonista huajuapeña es clara, ella sabe que Juan Vera Carrizal es el responsable de su ataque, al señalarlo como un hombre “violento y amenazante” que se ostenta de ser influyente por sus amigos políticos dentro y fuera de Oaxaca, al referirse a él como “mi agresor” recuerda que, “me decía que lo que yo hiciera como rechazo hacía él, lo iba a pagar con Dios, pero yo no creí que él se creyera Dios para hacerme esto”.

Al día de hoy, el terror de María Elena y su familia aún no termina, ella pide justicia y señala lo absurdo que es que habiendo transcurrido tantos meses, no lo hayan detenido y siga libre, temiendo que pueda dañar aún más a ella y a su familia, por lo que se siente un tanto decepcionada de las autoridades:

“Me hacen sentir que soy un carpetazo más, “me siento olvidada” como la mayoría de las mujeres que sufren de violencia”.

Para María Elena, el día a día ha cambiado tanto que hasta el sentir el agua cayendo sobre su cuerpo al momento de darse un baño, le implica un esfuerzo mayor, le es sumamente doloroso, ella señala que todo cambió, pero a pesar de ello, le llegan momentos de serenidad y fuerza.

“Cuando una mujer queda viva después de este tipo de agresiones no nos queda más de ser fuertes”.

Ante la solicitud de justicia por ella y todas las mujeres que están viviendo una situación violenta, ella agradece a todas las mujeres que han alzado la voz por ella y la han apoyado.

Con información de La Jornada

Etiquetas

Artículos Relacionados

Back to top button
Close

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker