Cultura

El piropo también es cultura, conoce su romántico origen

Por: Dulce García |

Si eres de esos hombres a los que le gusta galantear, el piropo es un buen recurso, ya que de acuerdo a su origen es una muestra de romance y halago sincero, por lo que te contamos la historia de los “piropos”.

Los piropos o piedra preciosa de color rojo, parecida al rubí y variante del granate, fue relacionado inicialmente con una joya, que solía ser obsequiada a las mujeres que querían cautivar los pretendientes, por lo que pasó a definirse como la acción de regalar algo bonito, delicado, hermoso o sutil a una dama.

Y como no todos los galanes eran pudientes para regalar esa clase de joyas, comenzaron a regalar palabras hermosas, halagos y poesías, hasta algunos colocaban sus capas sobre el piso donde cruzaba su doncella, por lo que el piropo era un sinónimo de romance.

En la actualidad, el piropo ha pasado a ser callejero, improvisado u ocasional, hasta el punto que podría ser considerado una costumbre oral y popular, porno que las variaciones han comenzado en algunos casos a rayar en lo vulgar y descortés, y en ocasiones más que causar agrado en las féminas, produce enojo, rechazo e incomodidad.

A pesar de ello, el piropo es ya una tradición oral, por lo que dejamos una muestra de que no sólo los hombres pueden ser maestros del piropo, las chicas también muestran sus dotes en el campo del halago a los chavos, vean las reacciones.

¿Y tú qué piropos conoces? ¿Te han dicho alguno?

Con información de Culturizando y redes sociales

Etiquetas

Artículos Relacionados

Back to top button
Close