Internacional

Nada pasó en la COP25 el medio ambiente no es prioridad para la humanidad

Por: Dulce García |

Los ojos del mundo se posaron en Madrid ante la alta expectativa sobre la generación de acuerdos y compromisos enmarcados en el multilateralismo de la Cumbre del Clima de la ONU, que tras su culminación el pasado domingo, vuelva a hacer manifiesta la brecha que existe entre los intereses políticos y económicos de los países, y en el otro extremo, las alertas que ya han sido enviadas por los científicos ante la crudeza que se enfrenta por los efectos del cambio climático en el mundo, por lo que Antonio Guterres, secretario general de la ONU, señaló que:

“Estoy decepcionado de los resultados. La comunidad internacional perdió una oportunidad importante para mostrar mayor ambición. Pero no debemos rendirnos”.

Básicamente no se llegó a concretar nada entre los 200 países participantes, el desarrollo del artículo del Acuerdo de París referido a los mercados de dióxido de carbono, paso sin consenso, por lo que será puesto sobre la mesa en la próxima cumbre en Glasgow en el mes de noviembre de 2020.

“Durante la COP25 se permitió a los científicos una vez más, presentar sus informes climáticos que apuntan a que 2019 es un año de récord de temperaturas y cierra una década con la peor evidencia de la crisis climática.” 

En lo fundamental, tenían que haberse centrado en sacar adelante dos puntos:

1. El aspecto político

Hace referencia a la necesidad de que los países firmantes del Acuerdo de París presenten planes más enérgicos en relación a la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, lo que solo se obtuvo con 84 países. Dentro de ese compromiso están: Alemania, Francia, España y el Reino Unido; pero el problema es que no están: EE UU, China, la India y Rusia, quienes suman alrededor del 55% de las emisiones mundiales de efecto invernadero.

2. El aspecto técnico

Radica en las advertencias realizadas por la ONU, sobre la reducción de las emisiones de carbono, que se deben multiplicar por cinco los esfuerzos globales previstos si se quiere que el incremento de la temperatura se quede por debajo de 1.5 grados respecto a los niveles preindustriales. Y por tres si se aspira a que ese incremento esté por debajo de los 2 grados (la otra meta que se establece en el Acuerdo de París). Los planes NDC que tienen ahora los países llevarán al menos a 3.2 grados de incremento, lo que no abona a las metas requeridas.

“Desafortunadamente, la COP25 quedó en una mera “invitación” que “alienta” a los países a “aprovechar la oportunidad en 2020” para mostrar su interés en “la urgencia de abordar el cambio climático”, destacando que no es prioridad para los gobiernos del mundo.”

Uno de los puntos en donde en definitiva no se cerró acuerdo alguno, es en el desarrollo del artículo 6 del Acuerdo de París, que se refiere a los mercados de carbono, que hace referencia al desarrollo de mecanismos de intercambio de derechos de emisiones, que permiten a países y empresas compensar los gases de efecto invernadero que expulsan.

La COP25 perdió su oportunidad de lograr que los argumentos presentados, sumada a la realidad que a diario nos golpea en la cara en materia medioambiental y la frustración de no llegar a ningún acuerdo entre naciones, es prácticamente la conclusión que se tiene por la “decepcionante” incapacidad de lograr algo por el planeta, quedando de manifiesto que la prioridad la sigue teniendo el libre mercado.

Con información de El País

Etiquetas

Artículos Relacionados

Back to top button
Close

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker