Economía y Finanzas

Guerra de declaraciones y arbitrajes en caso CFE

Por: Dulce García |

A la par de que la Cámara de Comercio de los Estados Unidos (US Chamber of Commerce), emitiera ayer una declaración sobre la decisión de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) de solicitar arbitraje para anular algunas cláusulas “no favorables a México” sobre un contrato de servicios de transporte de gas natural con empresas privadas, CFE presentó siete demandas preliminares de arbitraje en la Corte Internacional de Arbitrajes de la Cámara de Comercio Internacional de París y la Corte de Arbitraje Internacional de Londres.

La US Chamber a manera de recordatorio señaló un “compromiso expreso del presidente Andrés Manuel López Obrador de fortalecer el estado de derecho, como lo demuestra su promesa de honrar los contratos existentes”, por lo que “ésta acción de ir a dirimir el diferendo en tribunales internacionales envía una señal negativa a los inversionistas sobre el clima de negocios e inversión en México”.

Aquí la declaración de la US 

https://www.uschamber.com/press-release/us-chamber-statement-mexico-s-cfe-requesting-arbitration-pipeline-contracts

La CFE y el gobierno de México no han recibido los mejores comentarios en relación a los arbitrajes internacionales, ya que calificadoras internacionales, analistas financieros y representantes del sector empresarial, han evaluado ésta acción como “negativa” para el panorama de inversión en el país que no está en su mejor momento.

Ante esto, Manuel Bartlett en conferencia de prensa ésta mañana, declaró que las  compañías IEnova, TransCanada y Fermaca, fueron las primeras en acudir a las medidas cautelares en tribunales locales sobre la construcción de los gasoductos -a pesar de que ya habían tenido acercamientos para renegociar-. En respuesta, el Gobierno Federal decidió aplicar medidas “espejo” y responder con un proceso de arbitraje internacional para dar certeza e imparcialidad a las resoluciones.

Este “diferendo” que ya desató acciones legales internacionales, nos hace pensar en un tema fundamental que es la seguridad energética del país, siendo éste uno de los principales objetivos de la política energética.

La Agencia Internacional de Energía -de la que México es miembro desde 2018- la define como “la disponibilidad ininterrumpida de fuentes de energía” y considera como parte de ella el integrar inversiones suficientes y oportunas para el suministro de energía, vinculadas a los requerimientos del desarrollo económico y a las necesidades del mercado, de los que depende de manera directa la infraestructura, siendo puntos fundamentales, y no son factores en los que México esté a la vanguardia.

Con información de El Economista, El Financiero y Twitter

Etiquetas

Artículos Relacionados

Back to top button
Close