Internacional

Estados Unidos en estira y afloja para la ratificación del T-MEC

Corresponsal: Dulce García |

A pesar de que el acuerdo al que llegaron México y Estados Unidos el viernes pasado se refiere a la migración, el presidente Donald Trump afirmó el sábado que México aceptó mayores compras de productos agrícolas estadounidenses; con lo que se abrió la brecha para ratificar las negociaciones del Tratado Comercial de América del Norte.

La confusión ha detonado debido a que en la declaración conjunta de Estados Unidos y México no se mencionó el comercio agrícola como parte del acuerdo, a la vez que funcionarios mexicanos dijeron no tener conocimiento de ningún convenio paralelo a las negociaciones.

Trump anunció vía Twitter el sábado que “México ha acordado comenzar inmediatamente a comprar grandes cantidades de productos agrícolas de nuestros grandes agricultores patriotas”, y el domingo señaló que su gobierno dará a conocer posteriormente detalles sobre su acuerdo con México.

Destaca que paralelo a ésta serie de publicaciones en su cuenta oficial de twitter, Trump llamó el sábado a los legisladores demócratas a “abrir el camino” para aprobar el T-MEC, el cual ya inició su proceso de ratificación en los poderes legislativos de los tres países, con el objetivo de sustituir al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), vigente desde 1994.

Un dato importante es que antes de votar el T-MEC, La líder demócrata de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi y otros demócratas han ratificado su postura de no ver ni tratar a México como un enemigo como en su momento declaró Trump, mostrando una postura distinta a la presidencial; planteando fortalecer el cumplimiento efectivo de las disposiciones laborales y ambientales en el acuerdo comercial.

Asimismo declaró “Entonces, no sé si eso significa que el presidente quiere detener el proceso (de ratificación del T-MEC); pero nosotros, en nuestra relación con México, queremos encontrar una reforma migratoria integral que ayude a abordar el problema, tener asistencia humanitaria en la frontera para ayudar a satisfacer las necesidades de las personas que entran y, una vez más, no castigar a México, porque al castigar a México, también castigaremos a Estados Unidos”.

Para llevar a cabo la ratificación del T-MEC por parte de Estados Unidos, se pueden dar dos escenarios, uno de ellos avanzado por Trump desde finales de mayo.

De acuerdo a los tiempos establecidos para el proceso, la presentación del proyecto de ley de implementación generalmente se coordina entre el presidente de Estados Unidos y los líderes de la Cámara de Representantes y el Senado, para ello, Trump entregó al Congreso el Statement of Administrative Action (SSA, por su sigla en inglés) el 30 de mayo. Realizando un cálculo político y electoral, éste requisito inicial debió cumplirse preferentemente en mayo para que el proceso de ratificación no se empalme con las elecciones presidenciales del 2020 en Estados Unidos.

En segundo término, podría presentarse al Congreso el acuerdo para la aprobación (Implementing Bill) 30 días después del SSA, lo que ocurriría en el verano. Así, el plazo óptimo para la aprobación en el Congreso sería en agosto del 2019. De no lograrse así, el plazo máximo para la aprobación por el Congreso sería 90 días después de la presentación del Implementing Bill, lo que alargaría este proceso hasta la primavera del 2020. Este último periodo ya no sería el mejor en términos políticos, viéndose afectado por la proximidad con las elecciones presidenciales del 2020 que se celebrarán para el 3 de noviembre.

Con información de El Economista

Etiquetas

Artículos Relacionados

Back to top button
Close

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker